Investigan el asesinato de una familia en Puerto Rico

Las autoridades de Puerto Rico investigan el asesinato de ayer en la madrugada de una familia.
Investigan el asesinato de una familia en Puerto Rico
Foto: EFE

San Juan.- Las autoridades de Puerto Rico investigan el asesinato anoche de cuatro personas de una misma familia en su residencia de una selecta urbanización con seguridad de las afueras de San Juan.

Los cuerpos de tres adultos, un militar retirado, su esposa y la madre de ésta (ambas peruanas), fueron encontrados en el interior del domicilio de la urbanización Los Frailes, en Guaynabo, mientras que el de uno de los hijos del matrimonio, de 15 años, se halló en una carretera cercana, según detalló la Policía.

Otro hijo del matrimonio, de 13 años, fue herido y arrojado por un puente, según detalló el jefe de la Policía de Puerto Rico, José Luis Caldero, que en declaraciones a la prensa explicó que el niño fue encontrado hacia las tres de la madrugada aturdido y vagando por un área de la cercana localidad de Bayamón.

“El incidente empieza a las nueve y pico de la noche. Después se llevan a los dos menores. A uno de ellos lo ejecutan en el trayecto y cuando van a ejecutar al otro, el arma se queda sin balas. Por eso es que lo hieren con arma blanca y lo tiran por un puente”, relató.

Añadió que al parecer los asesinos “creían que estaba muerto”, pero “estaba herido y ahora está bajo protección de la Policía. Él dio alerta a una persona que pasaba por el lugar y después a la Policía”.

Según apuntó, la puerta fue abierta por dentro y todavía tenía la llave en la cerradura. La urbanización está protegida por una verja que ha de ser abierta con un código que teóricamente sólo conocen los residentes.

“Wilma y yo, al igual que el país, nos sentimos consternados ante la noticia de la violenta muerte de cuatro miembros de una familia en Guaynabo”, dijo hoy el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en referencia también a su esposa.

El gobernador, que tiene entre sus prioridades de gobierno la reducción de la violencia en la isla, dijo que había ordenado a Caldero que “destaque sus mejores recursos a este caso de manera que podamos detener cuanto antes a los autores de este horrible hecho para que respondan por sus hechos ante la Justicia”.

Según detalló Caldero, se sospecha que la masacre está relacionada con el desahucio que se había ordenado de una vivienda que la familia tenía alquilada.

Uno de los fallecidos es Miguel Ortiz Díaz, un militar retirado de 66 años que ofrecía cursos en la American Military Academy en Guaynabo.

Además, murieron su esposa, Carmita Uceda Ciriaco, peruana de 45 años, su madre, Clementina Ciriaco López, de esa misma nacionalidad, y uno de sus hijos, de 15 años, que estudiaba en la citada academia, donde hoy se suspendieron las clases en señal de luto.

El director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón, Rafael Rosa, confirmó que se está interrogando a un joven que en la noche de los hechos estuvo en la vivienda de la familia y que está considerado “de interés” en un caso qeu también está siendo investigado por el FBI.

“Lamentamos profundamente esta situación horripilante que empaña de luto a todo un pueblo que lucha día a día por mantener en alto el nivel de seguridad en la Ciudad de Guaynabo y también porque enlutece el comienzo de la Navidad y la antesala al Día de Acción de Gracia”, dijo el alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill, en un comunicado.

Precisamente la semana pasada García Padilla ofreció un mensaje televisado a los puertorriqueños para informarles de la contención de la violencia en la isla y en particular de los asesinatos, que, según dijo, van camino de cerrar el año con la cifra más baja en 20 años.

Según detalló en un mensaje difundido a través de los canales de televisión locales y de distintas webs institucionales, apuntó que en lo que va de año los asesinatos se habían reducido un 26 % respecto al mismo periodo de 2013 y del 30 % respecto de 2012.

El elevado número de asesinatos que se cometen en la isla ha sido uno de los principales problemas de Puerto Rico durante los últimos años. En 2011 vivió su episodio más crítico, cuando se registraron 1.164 muertes violentas y se estableció así un récord desde que se recopila este tipo de datos.

Según los datos en lo que va de año, Puerto Rico podría situarse en 15 asesinatos anuales por cada 100.000 habitantes, lo que supondría una notable reducción respecto a los últimos datos del Banco Mundial, de 2012, que apuntaban que en la isla había 27 asesinatos cada 100.000 habitantes, lo que lo sitúa como el 14 en el ránking mundial.

La inmensa mayoría de los asesinatos que se producen en la isla están directamente relacionados con el tráfico de drogas y los ajustes de cuentas y las víctimas suelen ser varones jóvenes de clase media baja.