Empresarios rechazan la violencia en protestas por Ayotzinapa

La cúpula empresarial pidió al gobierno federal garantizar el Estado de Derecho
Empresarios rechazan la violencia en protestas por Ayotzinapa
Los normalistas acusan a infiltrados de provocar la violencia durante las manifestaciones.
Foto: Archivo

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó los hechos de violencia y la destrucción de bienes durante las protestas por la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, y pidió al Gobierno garantizar el Estado de derecho.

“Nunca podremos construir a través de la destrucción y la violencia. Es inaceptable que las demandas de justicia terminen en nuevos hechos de violencia”, afirmó el líder de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, en un vídeo divulgado hoy.

Consideró un crimen utilizar “el dolor de quienes piden justicia para bloquear carreteras, destruir unidades de transporte público, incendiando sedes de instituciones, secuestrando trabajadores o cometiendo actos de rapiña”.

Por este motivo, Castañon solicitó a las autoridades “que no sean omisas y cumplan con su obligación de preservar el Estado de derecho, el respeto a las instituciones y a la propiedad privado”.

“Rechazamos la confrontación y la violencia porque dañan a la sociedad y a las personas que cada día se levantan para ir a trabajar, a estudiar, a aportar su compromiso para construir un México más justo”, insistió el líder de Coparmex.

El pasado 26 de septiembre policías municipales de Iguala y de Cocula, en el estado de Guerrero, dispararon sus armas contra estudiantes de una escuela de formación de maestros, con saldo de seis muertos, 25 heridos y los 43 estudiantes desaparecidos.

En las últimas semanas se han incrementado a nivel nacional e internacional las protestas por la desaparición de los jóvenes, quienes -según la fiscalía mexicana- fueron entregados por los policías a miembros del grupo criminal Guerreros Unidos, que se encargo de asesinarlos e incinerarlos.

Diversos grupos de estudiantes y maestros han radicalizado sus acciones y han bloqueado los aeropuertos de Acapulco y de Ciudad de México, así como las carreteras en Chilpancingo, capital del estado, incluida la Autopista del Sol, que une a la capital mexicana con el puerto de Acapulco.

El dirigente patronal destacó también la necesidad de combatir la pobreza y la marginación, trabajaron para generar empleos e impulsar la educación, además de promover una renovación profunda de las instituciones para avanzar en un México de justicia y legalidad.

Adelantó que los 65 centros empresariales y patronales que integran la Coparmex convocarán a la sociedad para participar en forma pacífica en una campaña para recuperar la confianza en México y exigir el cumplimiento de la justicia y el respeto al Estado de derecho.

Añadió que los empresarios unirán fuerzas con otras organizaciones civiles “para combatir la ilegalidad, el crimen, la corrupción y la impunidad”.

Con información de EFE