Muchos Dreamers, tristes por sus padres

Miles se quedarán fuera del programa migratorio

Washington D.C.

Guadalupe Arreola viajó ayer a en una caravana hacia Las Vegas, para presionar por una reforma migratoria que incluya a todos.

Pese a la intensa campaña que durante meses hicieron los llamados “dreamers” para que sus padres fueran incluidos en el plan de alivio migratorio que anunció el Presidente Barack Obama, Arreola, madre de la activista Erika Andiola, como unos 300 mil padres de jóvenes acogidos al programa de Accion Diferida, quedó fuera del grupo de indocumentados que se beneficiaron.

La razón: las leyes vigentes y al deseo de la Casa Blanca de evitar una demanda de los republicanos. Andiola, activista por los derechos de los latinos, ha destacado como “un gran paso” para los inmigrantes que están en situación irregular en EEUU el paso dado por el presidente Obama para regularizar a 5 millones de ellos.

“Es una gran noticia, un gran paso para la comunidad, aunque ha sido un día difícil para mí” , dijo la jo- ven, porque gracias a la medida de Obama ella y sus hermanos podrán permanecer en EEUU legalmente pero no su madre, que no fue incluida en el programa de regularización.

El estimado del número de padres de los Dreamers fue hecho por el Instituto de Política Migratoria (MPI), consdierando que otros miles de padres, en familias con estatus migratorio mixto -con hijos nacidos en EEUU, residentes legales o acogidos al programa de Acción Diferida- y podrían solicitar si reúnen los demás requisitos

En aras de la reunificación familiar, las leyes vigentes permiten que los ciudadanos o residentes legales sometan papeles para su padres, cónyuges, e hijos. Los padres de los “DACAmentados” no caben en ninguna categoría.

“El DACA le dice a una persona: no vamos a deportarte, y puedes pedir un permiso de trabajo. Si el hijo (¨Dreamer¨) no tiene estatus legal para comenzar, no puede ampliarse legalmente a sus padres”, explicó la abogada de Inmigración, Michelle Lamar Saenz-Rodriguez.

“Creo que la Administración Obama quiso ser muy cautelosa, para no dar espacio a que los republicanos puedan demandarlo por abuso de poder”, agregó.

Muzaffar Chishti, del MPI, enfatizó que, para efectos de la práctica de la “discreción procesal” en torno a las deportaciones, los padres de los “Dreamers” no tienen una conexión directa con un ciudadano o residente legal en EEUU