Gladys Carrión: No queremos que nos vean como la agencia que les quita a sus hijos

Gladys Carrión: No queremos que nos vean como la agencia que les quita a sus hijos
Gladys Carrión, Comisionada de la agencia de Cuidado Infantil de Nueva York.
Foto: Humberto Arellano

El alcalde Bill de Blasio catalogó a Gladys Carrión como “una agente de cambio” cuando la nombró en 2013 comisionada para la Administración de Cuidado Infantil (ACS), la agencia municipal que investiga casos de abuso y negligencia infantil.

Y esa es la meta de la abogada puertorriqueña. Carrión tiene su cargo 6,500 empleados y un presupuesto de $2,800 millones. Cuando cumple casi un año en el puesto, Carrión (62) habló del trabajo que está desarrollando para la agencia desde sus oficinas del Bajo Manhattan.

¿Qué planes tiene para la agencia?

Mejorar. El enfoque del bienestar infantil era siempre la seguridad y encontrarles un hogar permanente. Y eso es importante pero no suficiente. Tenemos resultados muy pobres de los niños que están bajo nuestro cuidado.

Cuando comencé mi carrera en derecho había cerca de 50,000 niños en el sistema de cuidado de crianza (foster care), y ahora tenemos menos de 11,000. Eso es maravilloso pero ¿qué ha pasado con esos niños? Desafortunadamente están en el sistema de justicia juvenil, en el sistema penitenciario de adultos, en nuestros albergues para desamparados.

Queremos ser vistos como una agencia que ayuda, que las familias no nos vean como que aquí está ACS y vienen a quitarnos nuestros hijos. Actualmente tenemos 26,000 familias recibiendo servicios preventivos, tenemos contratos con agencias que trabajan con familias, es la mayor parte del trabajo que hacemos.

¿Cuál es su reto más difícil?

Cuando hay una fatalidad infantil es siempre lo más difícil. ¿Cómo pudo haber pasado?, ¿qué pudimos hacer diferente?. Estamos en la ciudad de Nueva York donde todo el mundo te está mirando, todo el mundo tiene algo que decir y se hacen muchas suposiciones acerca de lo que estamos o no haciendo que usualmente son equivocadas, porque uno de los retos que tenemos es la confidencialidad. No puedes compartir información específica acerca de los niños, y si los hechos están equivocados, no hay manera de hacer una refutación y eso da paso a mucha especulación.

La agencia ha sido criticada por el exceso de casos supervisados por trabajadores sociales. ¿Qué se está haciendo al respecto?

Cuando esta administración comenzó tuvimos la muerte de [el menor Myls] Dobson y esa fue una oportunidad para que el Alcalde implementara reformas. Como resultado el alcalde se comprometió a incrementar nuestro presupuesto en $25 millones. Eso nos ayudó a contratar 362 nuevos trabajadores, incluyendo abogados, planificadores de casos y todos los trabajadores que necesitamos para hacer este trabajo. Eso resultará en menos casos por trabajador