Infección de piojos: cinco preguntas básicas

En temporada de frío es común que los niños se contagien de piojos al compartir gorras, bufandas o suéteres

Infección de piojos: cinco preguntas básicas
Los niños son más propensos a infectarse de piojos.
Foto: Shutterstock

¿Sientes ardor, como que algo te pica insistentemente la cabeza? ¿Te rascas y te rascas pero la comezón no cede? Cuidado, puede tratarse de los molestos piojos. Durante el invierno es común el contagio de piojos, especialmente entre niños, pues suelen usar y compartir gorros o bufandas.

Víctor Manuel Salazar, biólogo y entomólogo, explica que: “Son insectos del tamaño de una semilla de ajonjolí, tienen 6 patas, no tienen alas y su color es entre grisáceo y blanco, viven hasta 30 días en la cabeza de una persona y se alimentan de sangre. Hay tres formas de piojos: los huevos (o liendres), las ninfas y los piojos adultos, que además de molestos son muy fáciles de contagiar”.

Para aclarar las dudas más frecuentes sobre este tema, el experto contesta las preguntas más comunes:

1. ¿Qué se siente traer piojos en la cabeza?

• Hay sensación de que algo se mueve entre la cabeza y cabello.

• Hay comezón, ardor e irritación en el cuero cabelludo, específicamente detrás de las orejas y cerca de la línea del cabello en la nuca, llegando a ser tan intensa que pueden ocasionar lesiones en el cuero cabelludo.

• Lesiones en el cuero cabelludo debido a la propia acción de rascarse, las cuales son importantes que se atiendan ya que pueden llegar a infectarse.

2. ¿Cómo se contagian?

Ni la higiene personal, edad, clase social, limpieza en el hogar o en el colegio tienen que ver con la posibilidad de que una persona contraiga piojos, ya que quien tenga contacto con una persona infestada, corre un alto riesgo de adquirirlos, en particular si se da un contacto cabeza con cabeza.

También se pueden contagiar por compartir artículos de uso personal: toallas, almohadas, cepillos o peines, tijeras para el cabello. Lo mismo que, si se comparten ciertas prendas de vestir: camisas, blusas, gorras, sombreros, bufandas, suéteres, chamarras, abrigos, etc.

3. ¿Qué hacer si se confirma el contagio?

Se debe atender rápidamente para evitar que se propague. Hay 2 tipos de tratamiento para combatirlos:

Por medio del “peinado”: Tras humedecer el cabello, con un peine muy fino se buscan los piojos y/o liendres en el cuero cabelludo. Se requiere de paciencia, buena vista y mucha constancia para realizar esta operación diariamente durante 2 semanas. Este método no es infalible, pues pueden no liquidarse todos los huevecillos o liendres.

Uso de shampoos y enjuagues especiales que ayudan a combatir los piojos y que contienen permetrina, los cuales se compran en la farmacia: estos productos suelen contener 1% de esta sustancia química que es muy eficaz en el tratamiento. Para asegurar la eliminación de los piojos y sus huevecillos es necesario utilizarlos de 15 a 20 días.

Una vez concluido el tratamiento, se recomienda complementarlo con un peinado cuidadoso del cabello para eliminar algún sobreviviente.

4. ¿Qué no hacer?

No es necesario desechar ninguna prenda. Pero sí se recomienda lavar (con agua caliente y secarla a una temperatura alta) toda la ropa, las toallas, gorras, sombreros, almohadas y sábanas de quien estuvo infestado.

No fumigar la casa sin asesoría de un profesional, porque hay riesgo de que la familia se exponga a sustancias químicas que pueden ser peligrosas para la salud.

5. ¿Qué sí hacer?

Todos los miembros de la familia y los contactos más cercanos deberán revisarse. De confirmarse el contagio, la persona deberá someterse a tratamiento.

Si los piojos sobreviven a los tratamientos antes mencionados, entonces se recomienda visitar al médico para que proponga un nuevo modo de atender la situación.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Sé responsable de tu destino”

celeste@teleton.org.mx