Republicanos presentarán demanda contra Obama por alivios migratorios

Demócratas y activistas se preparan para contraataque en 2015

Washington – Los alivios migratorios se pondrán en marcha en 2015 pero los republicanos, apoyados por el abogado conservador Kris Kobach, prevén presentar una demanda para frenarlos a comienzos del mes próximo.

Será una dura batalla que ocupará espacio no sólo en las cortes sino también en los corredores del Congreso, donde los republicanos sopesan medidas legislativas para restarle hierro a los alivios migratorios.

Kobach, arquitecto de leyes y medidas anti-inmigrantes en 16 estados, incluyendo Arizona, Alabama, Kansas y Pensilvania, elabora una demanda contra el presidente Barack Obama, y solo busca el lugar y los demandantes precisos para hacerlo.

Posiblemente lo haga en Texas, o en otros estados con alta población indocumentada. También prevé reclutar a agentes fronterizos molestos porque presuntamente el gobierno los obliga a ignorar las leyes.

A Kobach no parece importarle que lo tachen de “racista”, “extremista”, y “desalmado”, porque está convencido de que Obama actuó de forma ilegal y que sus medidas perjudicarán a los estadounidenses.

Por su parte, los demócratas y grupos afines ya están listos para el contraataque.

El Comité Nacional Demócrata (DNC) ha preparado un video en el que resume los ataques contra los alivios de Rand Paul, Ted Cruz, Scott Walker, John Kasich y Mike Pence, cinco posibles candidatos republicanos para la presidencia en 2016.

En el video, al que tuvo acceso este diario, el DNC asegura que los republicanos amenazan con una demanda, el bloqueo de nombramientos judiciales y un posible cierre del gobierno, medidas con las que pondrán en riesgo su magro apoyo entre los latinos en 2016.

Ruth Guerra, portavoz del Comité Nacional Republicano (RNC) consideró injustos los ataques, al señalar que los demócratas controlaron el Congreso durante dos años y “no hicieron nada”. Obama optó por medidas unilaterales y “juegos políticos en vez de una solución permanente”, dijo Guerra.

Según Marshall Fitz, vicepresidente de política migratoria del Centro para el Progreso Estadounidense, Kobach no tendrá fácil demostrar de forma convincente que un indocumentado beneficiado por el nuevo programa de “acción diferida” (DACA) perjudica a un estadounidense en el mercado laboral.

“Tendrá que presentar casos muy concretos, y los beneficiarios del DACA tardarán meses en lograr un permiso de trabajo. Entonces le tomará algún tiempo encontrar a ese demandante perjudicado por no conseguir un empleo cedido a un indocumentado”, explicó.

“El reto más grave e insuperable es que el presidente Obama actuó dentro de su autoridad legal que le da el Congreso, y simplemente no hay una objeción legal a eso”, subrayó.

Ben Monterroso, director ejecutivo del grupo “Mi Familia Vota”, vaticinó que los grupos proinmigrantes lograrán vencer a Kobach en los tribunales.

“Le pusimos freno a medidas como la SB1070 o la Proposición 187, y tenemos mucha gente preparada y lucharemos hasta el final contra cualquier demanda. Vamos a defender lo que hemos conseguido y a seguir exigiendo más”, afirmó.

“En vez de perder el tiempo con demandas, los republicanos deberían presentar sus propias soluciones a un sistema migratorio que no funciona… seguiremos construyendo el poder político de los latinos. El que quiera llegar a la Casa Blanca en 2016, va a necesitar el voto de nuestra gente”, sentenció Monterroso.