MESSI: Corazón partido

Guía de Regalos

MESSI: Corazón      partido
Ronaldo y Messi, los grandes del fútbol mundial,
Foto: Getty Images

Impremedia

En Barcelona la sirena de emergencia está encendida desde el miércoles. Su estrella, el hombre más brillante en su historia moderna y alrededor de quien ha girado el club en la última década, ha dejado su futuro en el aire cuando años atrás manifestaba su amor eterno. Lionel Messi no vive momentos felices con los catalanes y de inmediato la maquinaria culé busca minimizar los daños.

“Hoy por hoy vivo el presente, el poder hacer un gran año y terminar bien en el Barcelona consiguiendo los títulos que queremos y nada más; después se verá, el fútbol da muchas vueltas y si bien dije siempre que me gustaría quedarme siempre en el Barcelona, a lo mejor a veces no todo se da como uno quiere…”, fue el latigazo lanzado por Messi en declaraciones a la prensa argentina.

El mundo del balón da muchas vueltas. Hace un par de años, mientras el propio Messi reiteraba su amor por el club que creyó en él y le abrió las puertas para triunfar, Cristiano Ronaldo, su gran rival deportivo, no festejaba tras marcar dos goles frente al Granada y minutos después declaraba: “No festejé los tantos porque estoy triste y la gente del club lo sabe”. En el Real Madrid había fuego, en el Barcelona, alegrías. Hoy los papeles han cambiado; todo es al revés.

En Argentina causa sorpresa la repercusión mediática ocurrida en España tras el enunciado del estelar atacante, de hecho, ven poco probable la salida del crack en las próximas temporadas, aunque sí reconocen el toque de atención que se encuentra entrelíneas de la declaración de Messi.

“La declaración tiene un poco de todo. Un poco de realidad absoluta porque ninguno de nosotros puede saber qué hará el resto de su vida, que no declara como de 18 años sino como alguien que ya tiene 27. Tiene un poco de mensaje, no de ‘me voy a ir’, pero sí de cuídenme, tiene un poco de ‘no me gusta recibir del todo tanta critica y que hay situaciones alrededor del Barcelona y no la paso bien’ y tiene un poco de responder lo que piensa, de esa sinceridad que al cambiar un poco el discurso en el que decía ‘voy a jugar toda mi vida en el Barcelona’ ha hecho mucho ruido, el cual, en algunos casos me parece adecuado, pero en otros, depende de donde venga la interpretación, me resulta un poco exagerado”, comentó Marcelo Sottile, el periodista del Diario Olé que redactó la charla con Messi, entrevistado por la cadena radial española Onda Cero.

El también colaborador de la cadena Fox Sports, quien es autor del libro ‘El Distinto’, biografía de Lionel Messi, reconoció la existencia de un mensaje entrelíneas, pero matiza: “No hay un entrelíneas tan exagerado como han hecho algunos”.

Sin embargo, la prensa española parece no compartir la lectura del periodista argentino, de hecho, en las últimas horas han salido a relucir algunas hipótesis con las cuales se trata de explicar y entender el por qué de las palabras de Messi, quien hace 10 años debutó con el equipo catalán.

Según se comenta en España, Messi no vive sus días más felicies con el club. De hecho, su relación con la actual directiva, encabezada por Josep María Bartomeu, no es tan buena como en los tiempos de Joan Laporta. Dicen que el argentino se siente, como ocurrió con Cristiano Ronaldo hace un par de años con el Madrid, poco cobijado por la cúpula de poder del club, sobre todo en campañas mediáticas como cuando fue atizado por ganar el premio a Mejor Jugador de la Copa del Mundo de Brasil. Nadie del alto mando culé salió en su defensa.

También están los problemas sufridos desde hace un par de años con el fisco español. Es muy probable ver a Messi en los banquillos de un juzgado para declarar al respecto, y se dice que en el entorno del futbolista se sienten un tanto abandonados por el club en ese tema.

Pero hay quien va más allá. Según otras versiones, existe cierta desconfianza con la directiva. La Cadena Cope destapó el sentir del entorno del crack argentino y su recelo hacia la junta presidida por Bartomeu, muy cercano a Sandro Rosell, quien debió renunciar al cargo por la investigación respecto al costo real del fichaje de Neymar Jr. y quien, aseguran, no veía con malos ojos vender a Messi.

De acuerdo a la cadena radial, a Messi le quedó muy grabada la forma en como el club, entonces liderado por Joan Laporta, se desprendió de Ronaldinho y sus allegados temen que en un par de años se repita la historia con el futbolista, más porque ven mucho cariño hacia el brasileño Neymar Jr., sin duda la apuesta a futuro del equipo.

Además, lo deportivo también pesa. El Barcelona no ha logrado rehacer un equipo con las prestaciones para competir con el Real Madrid desde la salida de Pep Guardiola hace ya tres años.

Messi habló a principio de temporada con Luis Enrique, actual entrenador e incluso dio su visto bueno para el fichaje del goleador uruguayo Luis Suárez. El técnico le habría prometido un plantel competitivo y poderoso, lo necesario para volver a pelear títulos y, de nuevo, aspirar al Balón de Oro de la FIFA, que podría ser ganado por segundo año en fila por Cristiano Ronaldo.

Nada ha ocurrido. El Barcelona encadenó dos derrotas: 3-1 ante. Real Madrid y 1-0 en casa frente al Celta, partido en el cual Messi recibió algunos silbidos, y apenas logró vencer 2-1 al Almería antes del parón liguero por las fechas FIFA.

Además, el argentino se ha quedado sin su grupo fuerte de amigos en el vestuario. Sus dos más allegados se han ido: el arquero suplente José Manuel Pinto y Cesc Fàbregas, el hoy estelar capitán del Chelsea inglés, lo cual tampoco ha sentado bien al argentino.

Barcelona duerme en tensa calma. El pasado sábado tuvieron una jornada de respiro tras arrollar en casa al durísimo Sevilla, 5-1, y lograr Messi el gol con el que rompió el récord histórico de más goles en la liga española, en manos del mítico Zarra.

Pero vienen nuevos encuentros y, quizá, desencuentros que podrían cambiarlo todo.

No, no es cosa menor lo de Messi.