El patio de mi casa es particular…

¿Prefieres ser una república independiente, sólo para decir que tienes un lugar soberano?

El patio de mi casa es particular…
Jorge Viera y el estatus de Puerto Rico.
Foto: Suministrada

“Sería impensable para la gente de mi país querer tener el estatus que tienen los boricuas”, me dijo alguien una vez. Siempre me quedé pensando y, recientemente, me vino de nuevo a la mente.

“¿Les gustaría ser el estado numero 51 de la nación americana?”, fue una de las preguntas que se le hizo hace dos años a los boricuas.

Por primera vez en más de 100 años votaron que sí y con más del 60 por ciento. El problema fue que el mismo no era vinculante, o sea, que no tenía ningún valor a nivel federal.

Los puertorriqueños tienen voz, pero no voto en el Congreso de Estados Unidos. A eso añádale que no pueden votar por el presidente en suelo de la isla. O sea, a nadie le importó.

Como dato histórico, la isla quedó bajo el control de EEUU en 1898, cuando España perdió la guerra. En 1917 nos otorgaron la ciudadanía americana.

Pero de este status de territorio o colonialismo, como algunos lo llaman, no se salva Washington DC. La capital es considerada la insignia mundial de la democracia, pero sus residentes tienen menos derechos que los que viven en los 50 estados del país, inclusive menos derechos que los puertorriqueños, que por lo menos pueden elegir su gobernador.

Es que los fundadores de este país determinaron que no querían darle control absoluto a la capital, y según los entendidos, con los años, terminaron convirtiendo a sus ciudadanos prácticamente en unos de segunda clase, ya que dependen del Congreso para cualquier decisión ejecutiva que necesiten establecer.

Ni gobernador tienen.

Los últimos dos estados que entraron a la unión fueron Hawaii y Alaska en 1959.

Pero basta ya de tanta historia. Respondiéndole a esa persona, basado en mi experiencia de haber viajado como corresponsal a diferentes puntos del planeta, si la pregunta se la hicieran a una gran mayoría de los habitantes de países con desarrollos desequilibrados, sobre si desearían ser un Estado Libre Asociado, en otras palabras, beber leche de la cabra sin tener que comprarla de los Estados Unidos, creo que la respuesta sería un rotundo “Sí”.

Imagínese vivir en un lugar como en el caso de Puerto Rico que se habla español, que se mantiene la cultura y que existe la posibilidad de anexionarse a los Estados Unidos, un lugar en el que por más que bien el Estado de derecho funciona, regido por las leyes federales, o Washington, que por más que bien está regido por el congreso más poderoso del mundo.

Y la pregunta que me hago: ¿prefieres ser una república independiente, sólo para decir que tienes un lugar soberano, donde como hemos visto en días recientes sus máximos líderes viven en la impunidad, o prefieres vivir amparado por el país más poderoso del mundo, donde comparado con los 193 países que componen la ONU, es la mejor democracia? Es que el patio de mi casa es particular…

@JorgeVieraTV

jorgeviera.com