Corregir padecimientos congénitos desde el embarazo es posible

Esta avanzada ténica quirúrgica permite superar problemas del bebé antes de su nacimiento
Corregir padecimientos congénitos desde el embarazo es posible
La ciencia ofrece interesantes opciones para corregir algunos problemas congénitos durante el embarazo.
Foto: Thinkstock

Esperar a un nuevo integrante de la familia causa emoción y es un motivo especial para crear armonía y nuevas expectativas de vida. Pero en algunas circunstancias, las cosas dan un giro especial y poco afortunado. Saber que el bebé pueda venir con algún problema físico es un golpe duro para la pareja que lo espera, lo cual puede causar desequilibrio emocional, social y familiar para los futuros padres, y por ende, para el entorno del bebé.

Las razones por las cuales un niño puede nacer con algún tipo de malformación o discapacidad son diversas, sin embargo, hoy en día, con los avances de la tecnología en la medicina, se pueden corregir algunos de ellos antes del nacimiento, evitar complicaciones, enfermedades y situaciones negativas futuras.

Para el doctor Edgar Hernández Andrade, coordinador del Programa de Cirugía y Terapia Fetal del Instituto Nacional de Perinatología de Méxicco (INPER), la cirugía intrauterina, que se realiza desde que el bebé aún está en el vientre de su madre, representa una alternativa viable para corregir malformaciones.

“Este procedimiento conlleva la introducción de un fetoscopio para visualizar y analizar las comunicaciones en la placenta y después coagularlas o cerrarlas por medio de emisión láser. Se utilizan en casos de bebés que tengan hernias diafragmáticas congénitas (problemas futuros para respirar), alteraciones urológicas fetales, malformaciones cardiacas específicas y presencia de algunos tumores detectados. Desafortunadamente con éste tipo de cirugías no se pueden corregir malformaciones cromosómicas como el Síndrome de Down o cualquiera de las más de 50 alteraciones o síndromes conocidos actualmente”, explica el especialista.

El doctor Edgar Hernández asegura que un elemento muy importante desde que se detecta el problema físico en el bebé, antes, durante y posterior a la cirugía, es el apoyo mutuo que la pareja se brinde, así como el trabajo en equipo con el grupo de especialistas que participan en la operación: “El apoyo es la diferencia para lograr mejores resultados familiares y médicos en este tipo de situaciones que usualmente son muy complejas de tratar”, explica.

Llevar un control médico adecuado, si es posible desde el momento en que surge el interés por traer a un hijo al mundo, es la clave para prevenir malformaciones o discapacidad en el bebé, así como realizar oportunamente los estudios e instrucciones que el especialista recomiende, ya que de ello dependerá que se puedan tomar decisiones en beneficio de ambos.

Si en tu embarazo has recibido la noticia de que tu hijo presenta alteraciones como hernias diafragmáticas congénitas (problemas futuros para respirar), alteraciones urológicas fetales, malformaciones cardiacas específicas y presencia de algunos tumores detectados, no dudes en buscar apoyo, tanto desde el punto de vista médico como en tu familia, pues en conjunto, tu esfuerzo y la compañía de cada uno de ellos harán que la llegada al mundo de tu bebé sea en un ambiente de felicidad plena y armonía.

Colaboración de Fundación Teletón México

“La resiliencia te hace crecer en la adversidad”

Bojorge@teleton.org.mx