Indocumentados tramitan licencias de conducir en Connecticut

Durante la primera hora se registraron 40 personas que no pueden demostrar su presencia legal en el país o que carecen de número de seguridad social
Sigue a El Diario NY en Facebook
Indocumentados tramitan licencias de conducir en Connecticut
Será hasta el 2 de enero de 2015 cuando puedan comenzar a hacer los exámenes teóricos para conducir.
Foto: Ciro César

Washington.- El Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) de Connecticut comenzó este lunes a gestionar licencias de conducir para inmigrantes indocumentados de más de 16 años que puedan demostrar su identidad con dos documentos y que hayan residido en este estado durante al menos 90 días.

La inscripción para el examen teórico de manejo comenzó este lunes a mediodía en la web del DMV y, solo durante la primera hora, ya se registraron 40 personas que no pueden demostrar su presencia legal en el país o que carecen de número de seguridad social, explicó el portavoz del DMV, William Seymour.

Pero no será hasta el 2 de enero de 2015 cuando los inmigrantes indocumentados puedan comenzar a hacer los exámenes teóricos para conducir, el primer paso para obtener la licencia y al que siguen tres meses de prácticas y un examen de manejo.

Seymor aconsejó a los solicitantes que no se apresuren y que, antes de solicitar la cita, estudien el manual del conductor que ya ha sido traducido a español, francés, polaco, portugués e italiano y pronto se planea que esté disponible en chino mandarín.

Para facilitar el estudio de la prueba, el DMV ha creado una aplicación móvil (ct.gov/dmv/apps), disponible en español e inglés para iPhone, iPad y Android y con la que los nuevos conductores pueden practicar antes de presentarse al examen teórico.

LEA ADEMÁS:

Alegría y descontento por alivio migratorio de Obama

Se redujo el númro de indocumentados en California y Nueva York

Licencias de conducir: cuidado con los fraudes

“¿Qué indican las líneas amarillas continuas entre carriles?” es una de las preguntas que pueden aparecer en la prueba y cuya respuesta correcta, “Que no está permitido pasar”, se esconde entre otras cuatro opciones.

Si los inmigrantes aprueban el examen teórico, tendrán que hacer prácticas con un conductor que ya tenga la licencia durante tres meses antes de presentarse a un examen práctico, explicó Seymour.

Además, todos los solicitantes -indistintamente de su edad- deben de realizar prácticas durante ocho horas en escuelas acreditadas por el DMV, algunas de las cuales ofrecen cursos en español, inglés, portugués, chino o ruso.

La licencia llevará impresa la frase “no es una identificación federal” para dejar claro que el documento no es válido para votar, recibir beneficios públicos o verificar que los inmigrantes tienen una autorización de empleo o residen legalmente en el país.

Además, el documento tendrá que ser renovado cada tres años, en lugar de los seis años de las licencias habituales.

Para obtener la licencia, además de aprobar las pruebas de conducción los solicitantes deben cumplir otra serie de requisitos, como no tener antecedentes criminales en el estado y demostrar tanto su identidad como su residencia.

La Comisión de Asuntos Latinos y Puertorriqueños, organismo que se encarga de aconsejar al gobernador, recomienda acreditar la identidad con un pasaporte válido o vencido por menos de tres años, una identificación consular o un certificado de nacimiento emitido por el consulado.

Si no se tienen estos documentos, los solicitantes pueden aportar una licencia de conducir dispensada por otro estado o país, una copia de certificado de matrimonio emitida en cualquier estado o el certificado de bautismo, entre otros documentos.

Para probar que se residió en Connecticut durante al menos 90 días, esta asociación recomienda presentar cartas en las que aparezca la fecha, el nombre y la dirección del solicitante.

Según el Centro Hispano Pew, en Connecticut hay unos 120,000 inmigrantes indocumentados, de los que se calcula que unos 54,000 podrían reunir los requisitos para obtener la licencia.

Este programa fue aprobado por la Asamblea General y por el Senado estatal en 2013 tras un largo debate entre demócratas, que defendían la medida para aumentar la seguridad de las carreteras, y republicanos, que veían en ella una incursión en las competencias sobre inmigración del Gobierno federal.

Con esta decisión, Connecticut se inscribe en la tendencia de otra decena de estados del país en los que ya se expiden o se expedirán a partir de enero licencias de conducir a inmigrantes sin tener en cuenta su estatus legal, como Nuevo México y Washington, pioneros en esta medida.