Piden unidad entre policía y políticos de Nueva York

Ocurre pocos días después que un gran jurado decidiera no presentar cargos contra los policías que provocaron la muerte de Eric Garner

@MarleneRPeralta

Líderes políticos y religiosos reclamaron ayer el acercamiento de posiciones entre miembros del NYPD y el alcalde Bill de Blasio, luego de un fin de semana cargado de tensiones entre la Uniformada y manifestantes y de inéditos cuestionamientos al alcalde y concejales de la Ciudad por parte del presidente del sindicato de patrulleros, Patrick Lynch, y otros representantes de la Fuerza, molestos por los que consideran falta de apoyo de las autoridades electas al accionar de la policía.

Todo esto ocurre pocos días después que un gran jurado en Staten Island decidiera no presentar cargos contra los policías que provocaron la muerte de Eric Garner durante un intento de arresto en el verano y de otra decisión similar en Ferguson, MO, contra el oficial que mató al joven Michael Brown en un enfrentamiento callejero. La indignación ante la muerte violenta de estos dos hombres negros fue el catalizador de un masivo movimiento de protesta contra la brutalidad policial que ha sacudido al país en las últimas semanas.

La voz más sorprendente fue tal vez la del cardenal primado de Nueva York, Timothy Dolan. En una columna de opinión publicada en el Daily News, Dolan pidió “bajar el volumen y hablar con calma” y deploró la demonización tanto del alcalde como de la policía.

“Es injusto y contraproducente sindicar al alcalde y a otros líderes como enemigos de la policía, e ir tan lejos como para convertir uno de los momentos más dolorosos en la vida de la ciudad —el entierro de un policía caído en cumplimiento del deber—, una ocasión sagrada que debería unirnos, en una situación controvertida que nos divide”, dijo.

Dolan se refería a declaraciones hechas por Lynch el viernes pasado durante la fiesta de navidad para familiares de oficiales fallecidos, cuando se refirió a un formulario titulado “No insulten mi sacrificio”, en el cual los policías pueden solicitar que tanto De Blasio como la presidenta del Concejo Melissa Mark Viverito no asistan a su funeral en caso de morir en el cumplimiento del deber.

Lynch dijo que ese es el sentir de todos los miembros del Patrolment Benevolent Association (PBA), la unión que representa a unos 22,000 uniformados, y agregó que lo que estos necesitan es que se los apoye en vida, no “lágrimas de cocodrilo” cuando mueren.

Lynch y el líder del sindicato de detectives, Michael Palladino, atacaron también al alcalde por usar la palabra “presuntamente” cuando éste se refirió a las personas que atacaron a dos oficiales que trataban de arrestar manifestantes durante la marcha del sábado a la noche, cuando unas 25,000 personas cruzaron el Puente Brooklyn.

Lynch hasta llamó al alcalde “idiota” y sugirió que su favoritismo por los manifestantes es parte de la razón de las agresiones contra policías.


Lee también:

Arrestan a sospechoso de agredir a policías en Marcha de los Millones

Amplio apoyo a marcha contra el abuso policial en NYC

Decenas de miles gritan “Ya basta” en protesta contra abuso policial

Le sale el tiro por la culata a la Policía con el hashtag #ThankyouNYPD

Familia de Garner demandará a la Ciudad por $75 millones


La columna de Dolan –que hizo hincapié en que su abuelo fue policía y en su rol como pastor de una Fuerza compuesta en gran medida por descendientes católicos de inmigrantes italianos e irlandeses—fue una dura reprobación de las expresiones de Lynch y Paladino.

El gobernador Andrew Cuomo se sumó al pedido de poner paños fríos a la situación cuando dijo en el programa radial “Capitol Pressroom” que Lynch, a quien considera un amigo, se dejó llevar por la emoción.

“Lynch tiene un profundo respeto por la oficina del alcalde y entiende que la policía necesita una buena relación de trabajo con el mandatario”, sostuvo Cuomo.

El presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., dijo también ayer que Lynch le debe una disculpa a De Blasio, Mark-Viverito y a los residentes de la ciudad por sus “irresponsables” declaraciones.

En una conferencia de prensa realizada ayer a la tarde en la jefatura del NYPD, el Comisionado de policía Bill Bratton dijo que Lynch “fue demasiado lejos en sus declaraciones” cuando dijo que el alcalde no debería asistir a los funerales de los policías. Tanto De Blasio como Mark Viverito calificaron las palabras de Lynch como “divisivas e inaceptables”.

El sindicato PBA se rehusó comentar sobre la editorial de Dolan. Dennis Gonzalez, presidente de la Hispanic Society of the NYPD, respondió por email a El Diario con esta declaración de tono conciliatorio, en inglés: “No estoy en desacuerdo con el cardenal en lo que se refiere a la necesidad de la gente de acercarse y trabajar para resolver las cosas”.

De Blasio por su parte dijo durante una conferencia de prensa en Brooklyn no relacionada, “creo que los dos estamos preocupados por algo que socava la civilidad en esta ciudad”, agregando que la violencia contra la policía “no será tolerada”.

De Blasio ganó las elecciones en noviembre de 2013 bajo la promesa de reparar la turbia relación entre la uniformada y las comunidades de color, las cuales llevan años denunciando el constante abuso y hostigamiento de miembros del NYPD.

Grupos pro-policiales han convocado para una marcha el próximo viernes bajo el lema “Thank You NYPD”. Un post colocado ayer en la página de Facebook de la marcha señalaba que ésta podría no realizarse.