Las sanciones y el crudo hacen temblar a Rusia

El rublo se derrumba y se teme una hiperinflación

Apple decidió dejar de vender ayer a través de su tienda online en Rusia para volver a poner precio a sus artículos tras la brusca caída de la divisa del país en los últimos días. Es una muestra de la dureza con la que se está cayendo el rublo en una economía en la que afloran cada día nuevos problemas.

El rublo, de hecho, se depreció casi un 20% ayer que se sumó al 10% de caída el lunes frente al dólar. La Bolsa cayó un 12% después de que en la madrugada del martes el Banco Central subiera las tasas de interés 6.5 puntos porcentuales (hasta el 17%) para tratar, sin éxito, de sostener la moneda.

Las sanciones de EE UU y la UE por Ucrania, que se van a reforzar por parte de la Casa Blanca, y la caída del precio del petróleo, son las razones que hacen tambalear las estructuras de una economía que lleva meses débil y que esta semana ha dado lugar al actual pánico en los mercados y entre los inversores.

El petróleo y el gas son los responsables de casi la mitad de los ingresos del país y el Gobierno participa en el accionariado de algunas firmas energéticas, directa o indirectamente. El precio del crudo ha caído por debajo de los $60 por barril lo que perjudica seriamente al país. Uno de los gigantes de la energía Rosfnet, con fuertes deudas, ha hecho una emisión de bonos que se ha tomado como medida de las dificultades de la empresa.

Mientras los inversores salen del país, los ciudadanos salen de compras para gastar sus depreciados rublos en importaciones que mantengan mejor el valor que sus monedas. La hiperinflación y el colapso económico planean sobre el país