Llamado a la paz en NYC tras doble asesinato de policías

Familiares de policías asesinados junto a organizaciones cívicas y religiosas piden mantener la unidad

Por Marlene Peralta y Cristina Loboguerrero

Nueva York – Desde familiares de las víctimas hasta el propio presidente de los Estados Unidos formularon llamados a la paz y a la unidad tras el asesinato de dos policías ocurrido el sábado en Brooklyn en un hecho que ha estremecido todos los sectores de la ciudad de Nueva York en momentos de gran tensión que se viven aquí.

Líderes políticos y religiosos de toda la ciudad se reunieron anoche en una vigilia en el lugar donde ocurrió el asesinato a sangre fría. “Estamos aquí como una comunidad, un condado una ciudad y no queremos que nada nos divida por apreciar el trabajo que los hombres y mujeres de azul hacen por la seguridad pública”, dijo el presidente de Brooklyn, Eric Adams. Sus palabras resonaron en la avenida Tompkins, justo en la intersección con la avenida Myrtle, donde los oficiales Wenjian Liu (32) y Rafael Ramos (40) fueron acribillados por un individuo con un gran historial delictivo.

El lugar estaba lleno de flores, velas y mensajes de vecinos, políticos y uniformados del Cuartel 84 de Brooklyn donde trabajan los asesinados agentes. Unas horas antes, la hermana del oficial dominicano, Ramona Ramos, pidió por la “coexistencia pacífica” entre los ciudadanos. Fue durante una rueda de prensa frente a la residencia de su familia en Cypress Hills, Brooklyn.

Los agentes Ramos y Liu fueron baleados estilo ejecución por Ismaaiyl Brinsley (28) mientras se encontraban en su patrilla, frente a los proyectos Tompkins en Bedford Stuyvesant, Brooklyn. Brinsley se quitó la vida de un tiro en la cabeza en una estación de tren cercana a los hechos, después de ser perseguido por varios agentes.

La muerte de los dos policías ha estremecido a una ciudad que se encuentra en medio de la tensión racial por el caso de Eric Garner.

Incluso el presidente Barack Obama urgió a los neoyorquinos rechazar la violencia y pidió por la solidaridad de la familia.

El presidente Barack Obama ofreció ayer su apoyo al Departamento de Policía de Nueva York, tras el asesinato de los dos agentes ocurrido supuestamente para vengar las muertes de varios afroamericanos.

Obama, que se encuentra de vacaciones en Hawai, habló con el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, William Bratton, para trasladarle sus condolencias y expresarle su “total apoyo” para “cualquier tipo de asistencia” que pueda necesitar, informó la Casa Blanca.

El suceso llevó al reverendo Al Sharpton a lanzar una aclaración indicando que las marchas y el movimiento contra el racismo y la brutalidad policíal no son contra la policías, e hizo un llamado a poner fin la retórica de buscar culpables.

“Espero que los líderes religiosos se reúnan esta semana para dejar atrás las irresponsables declaraciones”, dijo Sharpton en referencia a los fuertes comentarios que el sindicato de policías ha hecho contra el alcalde Bill de Blasio. El líder del PBA dijo que el alcalde tiene “sangre en sus manos” a raíz de la muerte de los dos oficiales.

“Culpar al alcalde y a otros no es lo que necesitamos. El juego de culpas sólo esparcirá veneno y división”, agregó el líder en un evento en Harlem ayer por la mañana.

En una misa en la Catedral de San Patricio, donde asistió el alcalde Bill de Blasio, el cardenal Timothy Dolan dijo estar preocupado “por una ciudad tentada ante la tensión y división”.

En su conversación, el presidente reiteró su petición para que la población “rechace la violencia y las palabras dañinas” e hizo un llamamiento para que haya un “diálogo paciente”, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Eric Schultz.

“Los funcionarios del Gobierno continuarán trabajando con líderes de todo el país para difundir el mismo mensaje”, dijo el portavoz en un comunicado.

Obama indicó a Bratton que su equipo continuará siguiendo la situación en Nueva York, ante las protestas desatadas en las últimas semanas contra la violencia policial, y le reiteró su apoyo.

Los dos policías muertos, Rafael Ramos y Wenjian Liu, se encontraban en el interior de su vehículo cuando el agresor, identificado como Ismaaiyl Brinsley (28) se acercó y abrió fuego.

En anterior mensaje, Obama había condenado el doble asesinato. “Dos hombres valientes no van a volver a casa con sus seres queridos esta noche, y para eso, no hay ninguna justificación”, indicó en un comunicado el sábado por la noche tras conocer el suceso.


Lee también:

Hijo de policía asesinado: “Es el peor día de mi vida”

Asesino de policías a transeúntes: “Vean lo que voy a hacer”

Obama pide solidaridad por la familia de agentes fallecidos en NY

De Blasio: “fueron ejecutados”

Editorial: Policía de todos


Ramos y Liu se encontraban en el interior de su vehículo en el cruce de las avenidas Myrtle y Tompkins en el barrio de Bedford-Stuyvesant, en el condado de Brooklyn, cuando el hombre se acercó y abrió fuego.

El fiscal general de la nación Eric Holder también se refirió con respecto al doble asesinato. “Fueron simplemente asesinados, por su uniforme, por la responsabilidad que asumieron para mantener esta ciudad segura”, dijo Holder en un comunicado.

El agresor también murió poco después, tras huir de la escena y quitarse la vida en una estación de metro cercana cuando era perseguido por la Policía.

La Policía de Nueva York investigaba ayer nuevas amenazas aparecidas en internet contra la institución después del ataque registrado el sábado en Brooklyn, que costó la vida a dos agentes.

Como precaución, el Departamento ha ordenado a todos sus agentes que siempre que salgan a la calle uniformados lo hagan junto a un compañero y extremando las precauciones.

Según el diario New York Post, las autoridades están buscando a un joven de 18 años, identificado como Devon Coley, por publicar en la red una fotografía, aparentemente tomada de una película, en la que podía verse a un hombre disparando sobre un coche patrulla acompañada de un mensaje amenazador.

En concreto, Coley escribió “73Nextt”, en referencia a que el siguiente ataque podría llegar contra miembros del Cuartel 73 que pertenecen al sector de Oceanville-Brownsville, el área en la que reside el joven.

El sospechoso pertenecería, según el Post, a una pandilla conocida como “ATC/180HII Crew”.

La amenaza es una de las varias que ha recibido el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) desde que el sábado los agentes Liu y Ramos fuesen acribillados a sangre fría cuando se encontraban en el interior de su vehículo en Brooklyn.

La Policía recibió ayer una llamada anónima en el distrito de Staten Island, también en Nueva York, en la que una persona aseguró que planeaba disparar sobre un agente en esa zona, indica el periódico citando fuentes policiales.

En Memphis, estado de Tennessee, las autoridades interrogaron ayer a otro joven que dijo en un mensaje en internet que estaba en camino hacia Nueva York para matar a otros dos policías, aunque por ahora no se han presentado cargos contra él.

Brinsley, el autor del ataque del sábado había disparado horas antes a su exnovia cerca de la ciudad de Baltimore, a más de 300 kilómetros de Nueva York.

Tres horas antes de actuar, el hombre de 28 años publicó en la red social Instagram dos fotografías en las que podía verse entre otras cosas una pistola junto a mensajes dando a entender su intención de asesinar a dos policías a modo de venganza.

“Ellos matan a uno de los nuestros… Vamos a matar a dos de los suyos”, señalaba uno de los mensajes, acompañado por las etiquetas #shootthepolice (“dispara a la Policía”, en español) y #RIPEricGarner y #RIPMikeBrown, en referencia a dos recientes casos de violencia policial contra ciudadanos negros.

Poco antes de atacar, el sujeto anunció a los transeúntes de Bedford-Stuyvesant sobre el doble homicidio que iba a cometer.

Autoridades informaron que según testigos en la escena del crimen, Brinsley pidió que lo siguieran en la red Instagram para que “vean lo que voy a hacer”.

Brinsley no era desconocido para las autoridades ya que tenía un largo historial criminal.

Nacido en Brooklyn, pero con su última residencia conocida en Georgia, fue arrestado varias veces y con cargos en su prontuario criminal en los que figuran, entre otras cosas, el de robar y llevar un arma oculta, en conexión con asaltos registrados en los estados de Georgia y Ohio.

De acuerdo al Comisionado de Policía de Nueva York, William Bratton, el sujeto tenía vínculos con East Flatbush, Brooklyn, sin embargo no quiso dar mas detalles específicos.

Al sujeto también se le responsabiliza por haber baleado a su novia en las cercanías de Baltimore, desde donde viajó a Brooklyn. El hombre llegó a Nueva York en bus.

Brinsley habría sugerido en su cuenta de Instagram, su plan de asesinar a policías en revancha a su furia producida por lo casos de Eric Garner y Michael Brown.

“Les estoy poniendo alas a los cerdos hoy. Ellos tomaron a uno de los nuestros, tomemos dos de los suyos”, escribió en su cuenta acompañado por los hashtags #ShootThePolice #RIPErivGardner (de quien deletreó mal, tanto su nombre como apellido) y #RIPMikeBrown, además colocó una foto de un arma de fuego.

Fuertes acusaciones contra el alcalde Bill de Blasio como que “hay sangre en sus manos”, lanzó el presidente del sindicato de la Policía de Nueva York PBA (Asociación Benevolente de Patrulleros), tras el asesinato a sangre fría de los policías baleados el sábado en una calle de Brooklyn.

La relaciones entre la uniformada y de Blasio, han estado tensas durante las últimos semanas, el asesinato de los oficiales Liu y Ramos, al parecer, es la gota que derramó la copa.

“Hay sangre en muchas manos, de los que incitaban a la violencia bajo el disfraz de la protesta para tratar de derribar lo que los oficiales de la policía hacen todos los días. Esa sangre en las manos comienza en las escalinatas del Ayuntamiento, en la oficina del alcalde”, declaró Patrick Lynch, presidente de la mencionada asociación.

Las tensiones llegaron a su punto mas álgido cuando se iniciaron una serie de protestas ante la inconformidad, a comienzos de diciembre, por la decisión del Gran Jurado de no acusar al agente Daniel Pantaleo, por la muerte del afroamericano Eric Garner, que falleció mientras era arrestado en julio pasado en Staten Island.

Pese a que de Blasio, desde que se conoció la decisión del jurado, ha alabado el trabajo de la policía en diferentes ocasiones, ha insistido en los derechos de los manifestantes a expresarse, pero también habló sobre su experiencia personal de instruir a su hijo adolescente de “tener especial cuidado”, durante cualquier encuentro con la uniformada.

Dicha acción fue tomada por los líderes sindicales que representan la uniformada, como un mensaje de que los policías eran de temer.

Por su parte, el exgobernador de Nueva York George Pataki, miembro del Partido Republicano, también envió un fuerte mensaje a través de su cuenta de Twitter.

“Enfermo por estos actos de barbarie, que es tristemente el desenlace predecible de la retórica policial de Eric Holder y Alcalde De Blasio”, dijo Pataki

En aparente respuesta y medida de precaución por el asesinato de los dos oficiales asesinados el sábado en una calle de Brooklyn, el Departamento de Policía de Newark, retiró las patrullas con un solo uniformado y ordenó que las rondas se hagan de a dos agentes.

“En el clima que nos enfrentamos hoy, no hay nada mas importante que poner por encima de todo la seguridad de los hombres y las mujeres policías que están vigilando las calles”, dijo James Stewart, presidente del sindicato que de la policía.

La decisión fue tomada horas después que los dos oficiales de la policía de Nueva York, Wenjian Liu y Rafael Ramos, fueran asesinados a tiros la tarde del sábado durante una emboscada que ha impactado en todos los ámbitos.

De acuerdo a Stewart, las unidades denominadas “alfa”, que son las patrullas con un solo oficial, fueron llamadas a sus precintos para ser emparejadas con otros uniformados.

La medida es por demás necesaria si se tiene en cuenta que Newark, la ciudad mas grande del Estado Jardín, fue clasificada el año pasado en el Reporte de Crímenes —que emite anualmente el FBI— como la tercer urbe con el índice de criminalidad mas alto en la nación, detrás de Detroit y New Orleans.

En 2013 se registraron 112 asesinatos y en lo que va corrido de este año, ya hay contabilizados 90 homicidios.