Tormenta amenaza a los viajeros en la navidad

Un frente de tormentas eléctricas y fuertes vientos afectará a dos terceras partes del país

Se acercan las celebraciones decembrinas y con esto un número récord de estadounidenses se preparan para salir a la carretera. Pero una enorme tormenta podría estar a punto de desbaratar los planes de viaje de dos terceras partes del país.

A partir de este martes, el sistema, que se extiende desde la región central hasta el sur y la costa este, traerá fuertes lluvias, tormentas eléctricas y poderosos vientos que pueden convertirse en el dolor de cabeza de los viajeros con planes de salir a las carreteras.

Además, según los expertos, el mal tiempo afectará también a los vuelos de los Grandes Lagos hasta el Medio Atlántico y New England.

Los pronósticos señalan que las fuertes lluvias de iniciarán en el sur y el sudeste. Este martes golpearán a Atlanta, Charlotte, Nashville y Montgomery. Antes de marchar hacia el norte hasta el Valle de Ohio y los Grandes Lagos, sufrirán afectaciones Indianápolis, Cincinnati y Detroit.

En la víspera de Navidad, la tormenta aumentará su fuerza. Azotará las áreas de Tampa, el este de North Carolina hasta DC, Philadelphia y Boston.

“Especialmente en la víspera de Navidad la lluvia va a ser lo suficientemente pesada. Se pensaría que habrá algunos retrasos y las carreteras se vuelvan más lentas de lo habitual, sobre todo en los caminos interestatales”, dijo el meteorólogo de AccuWeather, Dan Pydynowski.

Aquellos que esperan que la tormenta les traiga una blanca Navidad probablemente tenga suerte, excepto en Wisconsin y en el norte de Michigan, dijo Hurley.

Las temperaturas en el Atlántico Medio y en el nordeste se encuentran en la zona caliente del país, lo que significa que la tormenta masiva sólo les traerá lluvias.

Debido a las mejoras en economía y los precios del gas, se espera que 98.6 millones de estadounidenses viajarán 50 millas o más para Navidad. Eso es un aumento del 4% respecto al año pasado y el número más grande de la historia.

Mientras tanto, un sistema más pequeño tendrá como objetivo el noroeste del Pacífico el miércoles, provocando lluvia en Seattle y Portland.