Cuando desviarse lleva a buen puerto

Pese a los reveses, Mauricio Hoyos ha conseguido posicionar el perro caliente colombiano en Hollywood

Mauricio Hoyos, dueño de Mucho Perro
Mauricio Hoyos, dueño de Mucho Perro
Foto: Cortesía .

Para muchos, cuando el inicio de un negocio presenta más problemas que beneficios, lo más lógico sería cerrarlo o cambiar los planes. Pero en el caso del empresario Mauricio Hoyos, darse por vencido nunca fue una opción.

Acaba de celebrar el cuarto aniversario de su empresa Mucho Perro —la única en Los Ángeles que se especializa en perros calientes colombianos.

Hoyos, nacido en Colombia, vino a Estados Unidos para seguir el sueño de ser escritor y director de cine. “Mucho Perro nunca estuvo en mis planes, pero hay que tener cuidado con lo que uno pide al universo”, advierte el emprendedor.

Después de graduarse en la universidad y trabajar turnos de noche en una compañía de fotografía durante seis años, Hoyos empezó a buscar un trabajo que permitiera más libertad financiera y más tiempo para poder practicar su pasión por el cine.

Durante ese tiempo, un amigo de muchos años que se estaba quedando con Hoyos le surgió abrir un carrito de perros calientes —o ‘súper perros’—. Hoyos recuerda que rechazó el concepto durante cuatro meses hasta que finalmente decidió probarlo.

Hoyos comprometió invertir la mitad y hacer toda la publicidad, mientras que su amigo, quien ya tenía experiencia con un puesto de súper perros, iba a invertir la otra mitad y hacer toda la preparación de comida.

Con mucho ánimo, Hoyos y su amigo pidieron un préstamo de $8,000 a una amiga para comprar un carrito usado por Craigslist.

Firmaron un acuerdo con el vendedor para arreglar algunas cosas, y le pagaron todo el dinero que tenían. Después de cinco meses, cuando llevaron el carrito al departamento de salud para sacar la licencia de operar, se dieron cuenta de que el interior estaba podrido y no se podía usar.

Como no había solución para el carrito, y el vendedor rehusó devolverles el dinero, Hoyos optó por arrendar un carrito nuevo.

Con ese problema resuelto se le presentó otra complicación. Su amigo le dio la noticia que ya no quería continuar con el proyecto.

Sin embargo, Hoyos no permitió que existiera la opción de renunciar, ya que había invertido tanto tiempo y todos sus ahorros.

“Me dije ya que me metí en esto, voy a enfocarme en primero traer algo positivo de Colombia, y además de esto, quiero crear unión”, explicó Hoyos. “Quiero que mi negocio sea un sitio donde la gente se pueda reunir, colaborar y conocerse”.

Con ninguna experiencia preparando perros calientes colombianos, el empresario empezó a llamar a familiares en Colombia para pedir recetas de las salsas. Una semana antes de abrir su carrito, Hoyos experimentó con diferentes ingredientes, e invitó a sus amigos a probar y ayudarle escoger las mejores combinaciones.

“Cuando ya por fin empecé, mi papá me contó que el había pagado sus clases de la universidad con un puesto de perros calientes,” cuenta Hoyos. “Mira las vueltas que da la vida”.

Después de siete meses de vueltas, Hoyos pudo arrancar su negocio. Encontró una oportunidad al lado del Bronson Bar en Hollywood. “Al principio fue muy difícil porque la gente de Los Ángeles no está familiarizada con este tipo de perro caliente, con salsa de piña y papas fritas encima”, explica el colombiano. Los ingredientes de las salsas y papas fritas son orgánicas. “Mi meta es algún día tener todo, hasta la carne orgánica y sin organismos transgenéticos”, dice Hoyos, quien ofrece hasta perros calientes vegetarianos.

Después de dos años estableciendo Mucho Perro, el emprendedor pudo regresar a la meta por la que se arriesgó este proyecto, su sueño de trabajar en cinematografía.

Aunque Mucho Perro empezó como una manera de poder seguir otro sueño, actualmente, se ha convertido en mucho más. Además de ser la comida más anticipada después de eventos y bailes latinos, los perros calientes han ganado fama entre estrellas de Hollywood, como Danny Trejo y Julia Roberts, quienes los han probado.

“Me encantaría que Mucho Perro se convirtiera en una cadena de locales en Los Ángeles”, cuenta el dueño. Mientras tanto, Hoyos sigue con su carrera cinematográfica y espera producir y dirigir su primera película en Colombia el año que viene