Empieza la selección de jurado en el caso de Etan Patz

A partir de este lunes la corte criminal de Manhattan inicia el proceso que puede tomar varios días

Nueva York- La corte criminal de Manhattan inicia a partir de este lunes la selección del jurado que decidirá la suerte de Pedro Hernández quien confesó en mayo del 2012 haber asesinado a Etan Patz en 1979. Hernández cambió su versión más tarde y ahora la defensa alega que su confesión fue hecha bajo coerción y como resultado de su historial de problemas mentales. Sin embargo, la fiscalía no piensa lo mismo.

Una fuente de la fiscalía indicó que el proceso de selección del jurado podría tomar un mínimo de tres días a una semana y que se elegirían de entre 10 y 12 personas para conformar el panel. Al menos un centenar de jurados potenciales diligenciaron un extenso cuestionario este lunes.


Lee también:

Confesión de Hernández será usada en el juicio de Etan Patz

Hispano dice que mintió sobre asesinato de Etan Patz

Boricua se declara no culpable de asesinar a Etan Patz (Fotos)

Buscan más evidencia en el caso de Etan Patz<

Etan Patz de tan solo 6 años caminaba a su autobús escolar en Manhattan por primera vez cuando desapareció el 25 de mayo de 1979; el aniversario de la desaparición se convirtió en el Día Nacional de los Niños Desaparecidos. Su cuerpo nunca se encontró, por eso su familia lo había declarado legalmente muerto en 2001.

La investigación se extendió por décadas antes de que la policía anunciara que Pedro Hernández había confesado en mayo de 2012. Hernández trabajó en una tienda en el barrio donde vivía Etan pero nunca fue un sospechoso hasta que la policía recibió una pista poco antes de su arresto.

Hernández, de 53 años, residente en Maple Shade, Nueva Jersey, se ha declarado inocente.

El caso de la Fiscalía parece centrarse en las confesiones de Hernández a policías y fiscales, además de las declaraciones que dicen que hizo a una amiga, a su ex esposa y dentro de un grupo de oración de la iglesia en la década de 1980 en las cuales aseguró haber hecho daño a un niño en Nueva York. El equipo de la fiscalía, encabezado por la Asistente del Fiscal de Distrito Joan Illuzzi-Orbón, no ha mencionado ninguna prueba física contra Hernández, y su defensa ha dicho que no existe ninguna.

En confesiones grabadas en vídeo, Hernández relata tranquilamente como atrajo a Etan ofreciéndole una soda y dijo haberlo asfixiado en el sótano de la bodega donde trabajaba. Hernández dijo que puso al chico aún vivo en una bolsa de plástico, la bolsa dentro de una caja, y que lo dejó en una calle y al otro día la caja había desaparecido.

Los fiscales han dicho que la confesión es creíble, y el juez de la Corte Suprema estatal en Manhattan Maxwell Wiley dijo que se podrían utilizar en el juicio. La decisión se produjo tras una audiencia hecha hace unas semanas en la que se discutió si Hernández fue debidamente informado de su derecho a permanecer en silencio y si es mentalmente capaz de entender este derecho.

La defensa de Hernández sostiene que sus confesiones son producto de falsas imaginaciones de un hombre que tiene un coeficiente intelectual 2 por ciento más bajo de la población y que tiene problemas para diferenciar la realidad de la ficción. Hernández ha tomado medicamento antipsicótico durante años y ha sido diagnosticado con trastorno esquizofrénico de la personalidad; características que incluyen el aislamiento social y creencias raras.

La defensa, liderada por Harvey Fishbein, abogado conocido por representar a acusados de asesinato que padecen enfermedades mentales, y los fiscales difieren sobre el alcance y las implicaciones de los problemas mentales de Hernández.

La defensa pedirá al jurado que tenga en cuenta que la policía interrogó a Hernández durante más de seis horas antes de leerle sus derechos y de encender las grabadoras.

La defensa también quiere que los jurados oigan al sospechoso José Ramos, un pederasta convicto en Pennsylvania. Un tribunal civil declaró que Ramos era responsable de la muerte de Etan después de que rechazara el interrogatorio, pero nunca fue acusado penalmente y desde entonces ha negado su participación en el crimen.

Ramos se ha negado a declarar en el juicio de Hernández, invocando sus derechos contra la autoincriminación, pero algunas evidencias acerca de la investigación contra Ramos serán escuchadas en el juicio.