Vecinos preocupados: “La Policía no está haciendo su trabajo”

En sectores como el East Harlem y el Sur de El Bronx se ha registrado un drástico desplome en el número de multas y arrestos
Vecinos preocupados: “La Policía no está haciendo su trabajo”
Al comerciante mexicano Roberto Hernández le preocupa la baja de la actividad policial en su vecindario.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Nueva York – Aunque la Policía de Nueva York y sus sindicatos insisten en que no hay una “huelga silenciosa” entre los uniformados, el drástico desplome en el número de multas y arrestos en los vecindarios de las minorías, que han sido los más afectados por las tácticas de “Ventanas Rotas” y “Stop and Frisk”, demostraría lo contrario.

En sectores como el East Harlem y el Sur de El Bronx se ha visto un cambio en la actitud de los patrulleros que ha provocado preocupación entre algunos vecinos, quienes a pesar de que hace unos meses se sentían agobiados por la lluvia de multas por delitos menores, ahora expresan su preocupación de que la baja actividad policiaca dispare la criminalidad. “No ser acosado es bueno, pero esto que está ocurriendo en El Barrio es una falta de respeto hacia la comunidad. La Policía no está haciendo su trabajo”, dijo Jean Pierre Roche (49), un puertorriqueño residente en el East Harlem.

La percepción de Roche fue confirmada por las cifras del NYPD que mostraron que en el cuartel del sector, el número 25, durante las dos semanas posteriores al asesinato de los detectives Wenjian Liu y Rafael Ramos el 20 de diciembre los arrestos disminuyeron en más del 80% y las multas de tráfico en movimiento se redujeron en 90%, y lo más sorprendente fue que no se emitió ni una sola multa por estacionamiento.

Los líderes de los sindicatos insisten en que la baja en los números tiene una explicación: como muchos policías no se sienten apoyados por la actual Administración han dejado de ser proactivos para no meterse en problemas.

Y es que las cifras hablan por sí solas. En El Barrio, durante la semana del 22 al 28 de diciembre los arrestos disminuyeron en un 81.8% en comparación con la misma semana del 2013, de 132 a 24. Sólo se registró una multa por actividad criminal en comparación con 88 del 2013 y ninguna por estacionamiento frente a 111 del año anterior.

Durante la semana siguiente, del 29 de diciembre al 4 de enero del 2015, la baja en los arrestos fue del 87.8%, de 156 a 19, en comparación con el mismo período el año anterior. No hubo multas por estacionamiento, sólo se registró una por actividad criminal frente a 57 durante el 2013, una disminución del 98.2%.

Estas cifras de las últimas semanas contrastan con un reporte publicado en el verano pasado que dio cuenta de la desproporción de multas emitidas por NYPD en los barrios de las minorías como el East Harlem entre el 2013 y lo que iba del 2014, con una población del 90% de afroamericanos e hispanos donde los oficiales del cuartel 25 emitieron 18 multas por cada 100 habitantes.


Lee también:

¿Están los policías haciendo “operación tortuga”?

Sin acuerdo a la vista tras reunión entre sindicatos y comisionado de NYPD

Política de “ventanas rotas”, una pesadilla para minorías en NYC


Algo similar se registró en vecindarios como Mott Haven y Hunts Point, en El Bronx, con un 98 % de habitantes afroamericanos e hispanos donde 16 de cada 100 fueron multados entre el 2013 y el 2014.

En el cuartel de esa zona, el número 40, los arrestos disminuyeron en un 72% durante la semana del 22 al 28 de diciembre en comparación con la misma semana del año anterior. En cuanto a las multas la reducción fue del 97.6% por delitos menores y de 95.5% por estacionamiento.

Durante la semana del 29 de diciembre al 4 de enero los arrestos disminuyeron en un 40% mientras las multas cayeron en un 65.6% y no hubo ni una sola multa por estacionamiento.

“Me conviene que la Policía este patrullando el sector, a mí sí me gusta que sean más proactivos para prevenir la delincuencia y no sólo que lleguen cuando ya ocurrió el crimen”, dijo Roberto Hernández (42), comerciante mexicano del sector.

Como resultado de la disminución de arrestos y multas las cortes en los cinco condados también se encuentran casi paralizadas con jueces y fiscales buscando actividades en sus celulares o computadoras para distraerse, como los reportó The New York Times. De hecho la corte de lectura de cargos en Centre Street, en Manhattan, ha cerrando algunos días una hora más temprano de lo usual porque no hay casos. En total en toda la ciudad durante las últimas dos semanas sólo se han emitido 347 multas frente a 4,077 registradas el año anterior.

El presidente de la Asociación de Patrulleros Patrik Lynch ha negado vehementemente que exista una “huelga silenciosa” por parte de los uniformados por su malestar contra la administración del alcalde Bill de Blassio quien según ellos, no los ha apoyado luego de la muerte de Eric Garner en Staten Island y por sus comentarios sobre las advertencias a su hijo para protegerse durante un encuentro con la Policía.

Líderes sindicales hispanos de la uniformada entrevistados por El Diario también negaron que exista un “complot” para desacelerar el trabajo en las calles, y citaron como ejemplo, al igual que Lynch, el caso de los oficiales fuera de servicio que terminaron baleados cuando atendieron un robo.

Dennis González, presidente de la Asociación de oficiales Hispanos, dijo que creía que la causa en la disminución de los números eran las multitudinarias manifestaciones contra la Policía sucedidas en las últimas semanas. “Más oficiales han sido concentrados para la seguridad de estas marchas, esto ha consumido gran cantidad de recursos y los policías no han podido hacer el mismo trabajo de multas y arrestos en sus comunidades”, dijo.

Para el teniente Angel Fermín, de la Asociación de Policías Dominicanos, la situación es el resultado de la plataforma política creada por la actual Administración de la ciudad durante los últimos 18 meses que va en contra de una Policía más proactiva y por la cual los uniformados ahora se están cuidando de meterse en problemas.

“El clima político actual no conduce a una fuerza proactiva”, dijo. “Los policías se dan cuenta que ni el Concejo ni el Alcalde los van a apoyar, y de hecho los tiran debajo del autobús, para ganar ellos políticamente cuando un arresto o un encuentro con un civil se torna problemático”.

Pero mientras algunos se preocupan por la baja actividad policiaca y sus consecuencias, otros aseguran que es una prueba de que prácticas como “Ventanas Rotas” no tienen nada que ver con la seguridad pública y más con un orden social impuesto mediante la dinámica de multas innecesarias y discriminatorias contra las minorías.

“Durante la aparente desaceleración del trabajo de la Policía, no ha habido un repunte apreciable en la delincuencia o un impacto negativo en la seguridad pública. Es hora de poner fin permanente a todas las detenciones discriminatorias y citaciones por delitos de bajo nivel no violentos”, dijo Priscilla González, Directora de la Organización de Comunidades Unidas para la Reforma Policial.