Activistas pro-estadidad acusan a Obama de ignorar referendo sobre Puerto Rico

Los manifestantes cuestionaron que el Presidente considere los alivios migratorios y, al mismo tiempo, ignore los millones de boricuas en EEUU
Activistas pro-estadidad acusan a Obama de ignorar referendo sobre Puerto Rico
Generación 51 fue una de las organizaciones promotoras del evento.
Foto: María Peña

Washington, DC – El presidente Barack Obama ha dado alivio a los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, pero ha ignorado la voluntad de los estadounidenses que apoyan a Puerto Rico como el 51 estado de la nación, denunciaron hoy frente a la Casa Blanca activistas pro-estadidad.

Activistas de la isla y de estados como Nueva Jersey, Pennsylvania, Maryland y Virginia, desplegaron una enorme bandera de EEUU con una estrella amarilla adicional, en representación de Puerto Rico como nuevo estado.

“Hasta la fecha de hoy, los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico no gozan de sus plenos derechos civiles y políticos. Ya basta de ignorar a Puerto Rico”, dijo Alfonso Aguilar, director ejecutivo de la Alianza Latina para Principios Conservadores.

Si Obama emitió alivios migratorios, “¿cómo podemos luchar por los derechos de los indocumentados e ignorar los de 3.5 millones de estadounidenses en la isla?”, argumentó Aguilar, un partidario de la reforma migratoria.

La protesta, organizada por los grupos Generación 51 y la Alianza Latina, busca insuflar vida a una medida que murió en la pasada 114 sesión legislativa y que obligaría a un referendo definitivo a favor o en contra de la estadidad.

Si ese referendo obtiene una mayoría a favor de la estadidad, el Congreso tendría que aprobar una ley apoyando los resultados.

Los activistas prevén visitar las oficinas del Congreso en busca de apoyo a esa legislación, que fue patrocinada en 2014 por el comisionado residente en la Cámara Baja, Pedro Pierluisi.

LEE TAMBIÉN:

Buscan que Congreso apruebe a Puerto Rico como estado 51 de EEUU

Proyecto busca convertir a Puerto Rico en el estado 51

Un referendo no vinculante del 6 de noviembre de 2012, en el que votaron 1.9 millón de puertorriqueños, logró resultados de 54-46 a favor de cambiar el estatus actual como territorio de EEUU.

En la segunda pregunta de la votación, los puertorriqueños debieron elegir entre la estadidad, la independencia o una “asociación soberana”.

Sin embargo, como los partidarios del estatus actual votaron en blanco en señal de protesta, los pro-estadidad no lograron una mayoría para imponerse en las urnas.

Puerto Rico es territorio de EEUU desde 1898 y, aunque los puertorriqueños tienen la ciudadanía estadounidense desde 1917, éstos no pueden votar en elecciones presidenciales y sólo tienen a un comisionado residente en el Legislativo.

De convertirse en el 51 estado de EEUU –algo políticamente improbable, con un Congreso bajo dominio republicano-, la isla contaría con dos miembros del Senado y alrededor de cinco en la Cámara de Representantes, según destacaron los activistas.

La Cuarta Enmienda de la Constitución de EEUU permite que el Congreso dé luz verde al ingreso de más estados a la nación mediante un voto de mayoría simple.

La administración Obama incluyó, en la ley de gastos de 2014, $2.5 millones para un referendo que resuelva de una vez por todas el conflicto.

En declaraciones a este diario, un funcionario de la administración Obama rechazó las críticas de los manifestantes, al reiterar el compromiso del gobierno de EEUU en ayudar a los puertorriqueños en su proceso de “autodeterminación”.

“Esta administración trabajará con el Congreso para dar al pueblo de Puerto Rico una vía clara que delinee los medios para que sean los propios puertorriqueños los que determinen su estatus”, afirmó.