¡Déjale tarea a tu cerebro!

La gimnasia mental, que se practica habitualmente a partir de los 50 años, ayuda a desacelerar el proceso del envejecimiento cerebral
¡Déjale tarea a tu cerebro!
Los juegos de mesa, como el ajedrez, ayudan a ejercitar el cerebro.
Foto: Shutterstock

¿Olvidas en dónde dejas las llaves? ¿No puedes pronunciar la palabra que tienes en la punta de la lengua? ¿Te desorientas con facilidad a pesar de ir a un sitio conocido? Si esto te ocurre frecuentemente (de manera general al menos una vez a la semana o cada 15 días), es hora de sacar la baraja, el dominó, el turista, el memorama, el ajedrez o, tal vez de aprender algo nuevo.

Y es que, “ante conductas que indican que hay un deterioro de las funciones cognitivas, lo que se aconseja es realizar actividades que desafíen al cerebro“, explica Ricardo Caraza especialista en neurociencia cognitiva del Instituto de Neurología y Neurocirugía de TecSalud.

La gimnasia mental ayuda a mejorar la comunicación entre las neuronas y mantiene activas las funciones cerebrales fundamentales para la memoria, la toma de decisiones, la concentración, entre otras.

Caraza detalla que el ejercicio cerebral ayuda a retrasar la demencia en quienes tienen riesgo de desarrollarla, en quienes ya la tienen es posible restaurar las funciones perdidas y a las personas sanas aporta un efecto protector.

Contrario a lo que se piensa, el deterioro cognoscitivo no es exclusivo de los adultos mayores. Un adulto de cualquier edad puede presentarlo, pero lo ideal es que la gimnasia mental se practique habitualmente a partir de los 50 años, pues a esa edad se acelera el proceso de envejecimiento cerebral.

“Además de los juegos de mesa, puede ejercitarse mentalmente al aprender algo nuevo como un idioma o a tocar un instrumento, incluso la lectura ayuda”, indica Adolfo Leyva, subdirector de Consulta Externa del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

Ana Luisa Sosa, titular del Laboratorio y de la Clínica de Demencias del mismo instituto, precisa que, para que el ejercicio mental sea efectivo, es necesario hacerlo mínimo tres veces a la semana. Si eligió como actividad usar juegos de mesa, la médico aconseja variarlos para activar las diferentes funciones cerebrales.

Precisa que los juegos de mesa también sirven para reunirse con familiares y amigos, por lo que con ellos también se practica lo que denomina gimnasia social. De acuerdo con los especialistas, los efectos de la gimnasia mental se pueden potencializar con la actividad física, pues ésta mejora la oxigenación cerebral.

Sosa asegura que en pacientes con demencia, la actividad física también puede servir para frenar la evolución de su padecimiento.

“Se ha visto que pacientes con Alzheimer que bailan evolucionan menos rápidamente que los que no bailan”, comenta. “No es suficiente decir: ‘Yo hago mi quehacer’. Necesitamos que sea una actividad con un ritmo continuo, si se hace con un poco de esfuerzo es mejor. Por ejemplo, caminar a paso acelerado todos los días de 20 a 30 minutos es ideal”, detalla

Adolfo Leyva, subdirector de Consulta Externa del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la ciudad de México, dice que la actividad física permite que la circulación sea mejor y con ello el flujo sanguíneo cerebral se optimiza. Igualmente enumera estos beneficios de la gimnasia mental:

  • Optimiza la atención.
  • Mejora la memoria de corto plazo.
  • Favorece el desarrollo de áreas cerebrales.

Se puede hacer gimnasia mental al:

  • Aprender algo nuevo o leer.
  • Resolver crucigramas se ejercita la función del lenguaje.
  • Jugar memorama, ajedrez o las damas chinas. Estos juegos activan las funciones ejecutivas.