La promesa de educación superior de Obama

@EspaillatNY

El futuro de una nación, de un pueblo, de una persona está en la educación.

Por eso saludo y respaldo totalmente la propuesta de La Promesa de Educación Superior en Estados Unidos anunciada recientemente por el presidente Barack Obama, la cual permitirá que los estudiantes responsables reciban dos años de estudios gratis en un colegio comunitario.

La Administración Obama calcula que 9 millones de estudiantes se podrían beneficiar de esto, siempre y cuando los estados participen.

Un estudiante de colegio comunitario de tiempo completo podría ahorrar un promedio de $3,800 en matrícula anual, completar la primera mitad de una licenciatura y aportar al país una fuerza laboral más calificada que pueda competir en el mercado de trabajo global.

Para miles de neoyorquinos -especialmente para esos jóvenes que por falta de recursos económicos se ven forzados a trabajar sacrificando con ello un mejor futuro al dejar de hacer una carrera universitaria- la Promesa de Educación Superior y el fondo estadounidense de capacitación técnica (anunciado también por el Presidente) representarían un puerta para un porvenir más próspero y esa prosperidad se traduciría en una mejora de nuestra economía a largo plazo para nuestro estado de Nueva York y para toda la nación.

La Administración Obama calcula que para el año 2020 el 35% de las vacantes de empleo exigirán contar por lo menos con una licenciatura y el 30% requerirá un título universitario de 2 años.

Como representante de un distrito de población diversa e inmigrante, creo que esta Promesa no debe dejar fuera a los soñadores de nuestro estado. En 2002, en un Senado controlado por los republicanos, logré la aprobación de la legislación que se asegura de que todos los neoyorquinos sean elegibles para matricularse en instituciones de CUNY y SUNY, sin importar su estatus migratorio, lo que ha sido descrito como la legislación precursora del DREAM Act (Acta del Sueño). Esta ley se asegura de que inmigrantes indocumentados, en su mayoría jóvenes y trabajadores laboriosos, tengan acceso a educación superior a precios asequibles.

Tal como lo dijo el Presidente en su anuncio, la iniciativa requiere que los estados inviertan más en educación superior y capacitación, y ahí es donde entran el Gobernador y la Legislatura Estatal.

Pero para cosechar, primero hay que plantar la semilla.

Y la educación gratuita o a bajo costo es el mejor campo para plantar esa semilla.

Alabo la visión del Presidente Obama y estoy ansioso por trabajar con mis colegas de la Legislatura Estatal para que La Promesa de Educación Superior sea una realidad en nuestro estado