Clase media en la batalla fiscal

La gravación de impuestos marca las prioridades de un gobierno en la manera que redistribuye, decidiendo como gastar los fondos que ingresan al erario público, ya sea en deducciones o reducciones impositivas o en inversiones en la infraestructura humana y material.

Los recortes de impuestos al sector privado y a los más adinerados iniciados hace 30 años por Ronald Reagan —-y seguidos desde entonces— alteró un equilibrio económico que condujo a la reducción de infraestructura y a crear la gigantesca brecha de riqueza que hoy divide a la sociedad estadounidense.

A nivel federal, el presidente Barack Obama presentó recientemente una lista de propuestas impositivas dirigidas a beneficiar a las familias, como a los sectores de menos ingresos. El problema es que los republicanos se oponen a que estas inversiones sean abonadas cerrando huecos(loopholes) en la gravación de Wall Street y a elevar el porcentaje tope de impuestos que pagan los más pudientes.

Tanto el presidente como los republicanos quieren simplificar pero su visiones opuestas de quienes son los ganadores y perdedores cualquier en Washington.

La situación es distinta en estados como California y Nueva York, en donde los gobernadores Jerry Brown y Andrew Cuomo, respectivamente proponen inversiones en sus planes presupuestales aunque menos ambiciosas ya que deben cuidado de no dejar déficits como lo puede hacer el gobierno federal.

Las deducciones a los impuestos que pagan propietarios e inquilinos de Nueva York ayudarán al bolsillo de la clase media y las reducción de los gravámenes al pequeño comercio dará un respiro. Pero todavía queda por decidir la ayuda escolar y que hacer con la parte no usada de los 5 mil millones de dólares de superavit.

Mientras que en California Brown se enfrenta con los demócratas que quieren extender el impuesto de la proposición 30 para que abone, además de la educación, la reposición de beneficios sociales cortados durante la Gran Recesión.

Las reducciones de impuestos estrangularon las inversiones productivas de los gobiernos. Crearon vacíos que deben ser recuperados por una clase media que necesita ayuda para recuperar el terreno perdido. El empoderar financieramente este sector crea una economía más saludable