Millonaria demanda por muerte de hombre desarmado en Brooklyn

La compañera de Akai Gurley alega imprudencia y negligencia por parte de NYPD y NYCHA

Millonaria demanda por muerte de hombre desarmado en Brooklyn
Ballinger dijo que “la vida se ha vuelto muy dura para mí y mis hijas".
Foto: Mariela Lombard / EDLP

@JoaquinBotero

NUEVA YORK – Una demanda por $50 millones fue anunciada ayer relacionada con la muerte a manos de la policía de un hombre desarmado ocurrida el pasado 20 de noviembre en las escaleras de Pink Houses, en Brownsville, Brooklyn.

El abogado Scott Rynecki, en representación de Kimberly Ballinger, presentó ayer aviso de reclamación que antecede a la demanda por imprudencia y negligencia vinculada a la muerte de su compañero Akai Gurley, baleado por un agente policial novato en una escalera oscura de los mencionados edificios públicos.

“Hoy avisamos que queremos responsabilizar a la ciudad, al NYPD y a la Autoridad de Vivienda por este acto de negligencia. Es claro que él es un hombre inocente que no hizo nada malo. Además, nada justificará que un oficial empuñara un arma y menos que se disparara”, dijo el abogado. “La NYCHA falló en el mantenimiento de las escaleras y la iluminación requerida por la ley”.

Gurley caminaba con su novia Kimberly entre las escaleras oscuras del edificio. Los agentes Peter Liang y Shaun Landau vigilaban entre los pisos cuando presuntamente Liang abrió la puerta y disparó una ronda de balas en plena oscuridad.

Ballinger dijo que “la vida se ha vuelto muy dura para mí y mis hijas. Me preguntan cada día si pueden ir al cielo y estar con su padre. El no merecía morir”, dijo la mujer con la voz firme. Respondió a El Diario que actualmente trabaja cuidando ancianos.

El abogado demandante indicó que entendía las dificultades del oficio policial. “Sin embargo el incidente demuestra la necesidad de revisar todos los procedimientos de entrenamiento en la Academia de Policía”.

Recalcó que “últimamente han ocurrido casos lamentables y eso llama la atención sobre la manera en que entrenan a los oficiales antes de salir a las calles a patrullar”.

Lee más sobre el caso de Akai Gurley aquí