Complicado panorama para plan de vivienda asequible

La renuncia de Sheldon Silver deja al alcalde sin uno de sus aliados principales en esa lucha

Guía de Regalos

Complicado panorama para plan de vivienda asequible
El veterano político demócrata Sheldon Silver.
Foto: EFE

@MarleneRPeralta

La salida del presidente de la Asamblea Estatal Sheldon Silver por cargos de corrupción amenaza con complicar el futuro del plan vivienda del alcalde Bill de Blasio.

El asambleísta era el principal negociador demócrata en Albany por la agenda progresista del estado y la ciudad. Sus dos décadas en la Asamblea donde tenía un control casi absoluto lo llevaron a cosechar amplia lealtad de sus colegas, lo cual se traducía fácilmente en votos para impulsar proyectos de ley.

Silver fue clave en conseguir que el gobernador Andrew Cuomo designara $300 millones para la expansión de la educación preescolar universal en la ciudad, hasta ahora la gran promesa cumplida de De Blasio.

Reportes periodísticos apuntan a que De Blasio está impulsando la candidatura del asambleísta Carl Heastie (D-Bronx) como reemplazo de Silver y así asegurar un nuevo aliado en esa cámara. Pero aunque Heastie se perfila como ganador, todavía está por verse su poder de negociación y si podrá consolidar el mismo amplio respaldo que tuvo Silver. Algunos operadores políticos argumentan que Silver no es esencial y que De Blasio goza de respaldo de los demócratas que controlan la Asamblea.

Por el momento, De Blasio se quedó sin un aliado influyente al frente de la pelea por las leyes de alquileres regulados que expiran el 15 de junio, ni tampoco para que negocie la extensión de un subsidio fiscal para inmobiliarias que se ha usado desde 1971 para promover la construcción y compra de edificios, que también expira el mismo mes.

El crédito fiscal conocido como 421-a es clave para que el alcalde logre construir las 80,000 viviendas asequibles que propone su ambicioso plan en los próximos 10 años. El exalcalde Michael Bloomberg ya impulsó su extensión en 2006, también para incentivar el desarrollo inmobiliario en zonas abandonadas y terrenos vacantes.

El programa estuvo al centro del debate en el Concejo Municipal el jueves, donde varios concejales lo tacharon de “ineficiente” por considerar que no genera suficiente vivienda asequible. Su posición no cambió incluso después de que la comisionada del Departamento de Vivienda (HPD) Vicki Been testificó a favor de mantenerlo pero con reformas.

Según cifras de HPD, la agencia municipal que administra el programa, este ha generado 42,000 apartamentos desde 2009, 7,600 de estos para personas de bajos recursos. Aunque la legislatura estatal es la que autoriza si se extiende o se elimina el programa, el Concejo Municipal y el Alcalde tienen el poder de limitar o ampliar su alcance y pueden someter recomendaciones para Albany.

La ciudad otorga $1,100 millones anuales en incentivos fiscales mediante el programa 421-a.

Activistas pro inquilinos como Michael McKee, de la organización Metropolitan Council on Housing, dicen que la habilidad de Heastie de conseguir reformas concretas en cuanto a las leyes de alquileres está por verse.

“Cerrar huecos en las leyes de alquileres es la prioridad”, apuntó el experto en asuntos de viviendas, argumentando que la ley actual Rent Law Act, la cual establece los programas de rentas controladas y estabilizadas, no evita que caseros encuentren “maneras legales e ilegales de convertir apartamento regulados que quedan vacantes en unidades con renta a precios de mercado”.

El de rentas reguladas es el programa más grande de vivienda asequible en todo el estado. Sin embargo, McKee aseguró: “Hemos perdido 400,000 unidades en los últimos 20 años”.

Los demócratas, los cuales conforman más de 100 de un total de 150 asambleístas, votarán por un nuevo líder por primera vez en 20 años el 10 de febrero Heastie se posiciona como favorito frente a la asambleísta de Queens Catherine No a . Tres otros candidatos, Keith Wright, Joe More e, y Joseph Le to se saliero de la contienda y le dieron respaldo a Heastie