Obama insta al Congreso a no condicionar presupuesto de seguridad nacional

Si Departamento de Seguridad Nacional se queda sin fondos, unos 150 mil empleados federales trabajaran sin paga

Washington.- El presidente Barack Obama instó hoy a los republicanos en el Congreso a que “no pongan en peligro” la seguridad nacional y aprueben sin condiciones el presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para el resto del año fiscal y antes de que la agencia agote sus fondos a finales de este mes, dejando sin salario a unos 150 mil empleados federales.

Obama visitó la sede del DHS, desde donde presentó su plan presupuestario de cuatro billones de dólares para el año fiscal 2016, incluyendo $41,200 millones para el DHS, aconsejando a los republicanos que no frenen los fondos para esta agencia federal como represalia contra los alivios migratorios y otras medidas para corregir el sistema de inmigración.

La Cámara de Representantes aprobó una medida que condiciona los fondos del DHS para el año fiscal en curso a la eliminación de los alivios migratorios. El Senado aún no ha decidido qué hacer ni cuándo.

“Creo que podemos tener un debate razonable sobre inmigración…. no pongan en peligro nuestra seguridad nacional por este desacuerdo”, afirmó Obama.

Los fondos del DHS se agotarán el próximo 27 de febrero y, según la Casa Blanca, el personal de “primera línea” continuará sus operaciones, pero sin pago.

Eso afectaría a más de 40,000 agentes de la Patrulla Fronteriza y de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, más de 50,000 agentes de seguridad aérea, y más de 13,000 agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

También afectaría a más de 40,000 miembros en activo de la Guardia Costera y más de 4,000 agentes del Servicio Secreto.

Por otra parte, Obama solicita para DHS $41,200 millones en fondos discrecionales para el año fiscal 2016 que comienza en octubre próximo. Se prevé que el Comité de Presupuesto del Senado comience a analizar el presupuesto a partir de mañana, y un comité similar en la Cámara de Representantes al día siguiente.

Los fondos apoyarán las cinco principales misiones del DHS: el combate al terrorismo y fortalecimiento de la seguridad nacional; la vigilancia de las fronteras; la gestión de las leyes de inmigración y la detención “humana” de indocumentados; la seguridad cibernética y el fortalecimiento de la capacidad de respuesta a emergencias nacionales.

A continuación, algunos de los puntos más destacados del presupuesto para el año fiscal 2016, según un desglosado del DHS:

$3,700 millones para la seguridad en los aeropuertos.

Un incremento de $86,7 millones para mejorar la seguridad de la Casa Blanca y la capacidad del Servicio Secreto.

Fondos para 21,370 agentes de la Patrulla Fronteriza y 23,871 agentes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

$373.5 millones para mantener la infraestructura y tecnología para la seguridad fronteriza.

$691.9 millones como presupuesto “base” para el arresto, cuidado y transporte de niños no acompañados y familias con niños detenidos en la frontera del suroeste, y un fondo adicional de hasta $162 millones en “fondos de contingencia” en caso de que haya una nueva ola de niños indocumentados no acompañados.

$3,300 millones para la detención y deportación de indocumentados de alta prioridad, y para la supervisión de cerca de 87,000 indocumentados por día en centros de detención.

$94.5 millones en fondos adicionales para camas en centros de detención para personas de alto riesgo.

$122.5 millones para centros de detención alternativos para personas de bajo riesgo para la seguridad comunitaria, quienes quedan sujetos a “supervisión intensiva” o vigilancia electrónica.

$480 millones para programas de detección y prevención de ataques a las redes cibernéticas, y otros $102.6 millones para equipos y servicios de tecnología que fortalezcan la seguridad operacional de las redes del gobierno.

$9,600 millones para mejorar la capacidad de respuesta a desastres naturales

$616 millones para programas de análisis de riesgo relacionados con el cambio climático.

$4 millones para la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).