Fiscalía de NY desenmascara a estafadora de inmigrantes en Queens

Sonia Vertucci le robó más de $100,000 a personas a quienes les prometió arreglar su situación migratoria
Fiscalía de NY desenmascara a estafadora de inmigrantes en Queens
La estafadora fue condenada a una pena de 1 a 3 años en prisión.
Foto: Suministrada

Nueva York — La Fiscalía General de Nueva York anunció que Sonia Vertucci se declaró culpable de operar por mucho tiempo un esquema que le permitió robar más $100,000 a inmigrantes de Queens, al prometerles servicios de inmigración que resultaron ficticios.

La estafadora fue condenada a una pena de 1 a 3 años en prisión y se le ordenó pagar una indemnización a las víctimas luego de su liberación.

“No importa cómo elaboren sus esquemas, los estafadores que se aprovecha de los neoyorquinos vulnerables serán llevados ante la justicia”, expresó en un comunicado el fiscal general Eric T. Schneiderman. “Los estafadores que se aprovechan de los inmigrantes con falsas promesas no serán tolerados en nuestros estado”.

Vertucci (42), una residente de New Rochelle, recibió los pagos por servicios fraudulentos entre el 2012 y el 2014. La mujer se declaró culpable en la Corte Suprema de Queens de un cargo de esquema para defraudar en primer grado, un delito mayor clase E.

Según la investigación de la Fiscalía, en los últimos dos años Vertucci operó un plan para defraudar a inmigrantes al prometerles una variedad de servicios que no estaba autorizada para ofrecer. La mujer prometió a las víctimas tarjetas de Seguro Social y ayuda para que obtuvieran el estatus de residencia legal permanente.

No conforme con robar a los inmigrantes, Vertucci también estafó a conductores de camiones al prometerles resolver sus multas de tránsito y la suspensión de sus licencias de conducir para que pudieran volver a trabajar. En cada caso, la mujer exigió el dinero por adelantado -por lo general en efectivo- consiguiendo más de $100.000 de sus víctimas, principalmente residentes de Queens.

De acuerdo con las autoridades, para engañar a sus clientes, Vertucci encubría su estafa con un “barniz de legitimidad”. La pesquisa reveló que alquiló locales en sitios concurridos y transitados, con toldos y carteles de publicidad con leyendas como Express DMV Services, Mailbox Rentals, Auto Insurance, Immigration, entre otros servicios.

Generalmente recurría a palabras plausibles como “Multi-Service Center” y “Tristate Business Center”. Para incrementar la confianza de las víctimas contaba con personal administrativo y aseguraba que tenía abogados disponibles para asistir, además, ofrecía recibos de pago que lucían oficiales.

La indagatoria de la Fiscalía descubrió que Vertucci no tenía registrados sus negocios en los archivos del Departamento del Estado. La astuta estafadora obtuvo contratos de alquiler de sus espacios comerciales con cheques sin fondos y desaparecía con el dinero de las víctimas justo antes de ser desalojada. Luego creaba una nueva tienda y continuaba su esquema de estafa. La investigación fue iniciada por el Buro de Derechos Civiles de la Fiscalía General.