Sam Smith se consagra en unos Grammy repartidos

El cantante británico se hizo con cuatro de los seis galardones a los que aspiraba. Beck dio la sopresa con el premio al mejor álbum y Beyoncé se convirtió en la segunda mujer con más Grammys de la historia.
Sam Smith se consagra en unos Grammy repartidos

El cantante británico Sam Smith se consagró como el ganador de la noche en la ceremonia de los Grammy que se celebró este domingo en Los Ángeles (California) al llevarse cuatro premios de los seis a los que aspiraba.

Smith, de 22 años, obtuvo los galardones al mejor artista nuevo, mejor álbum de pop vocal y mejor grabación del año por “In the lonely hour”, así como el de mejor canción por “Stay with me”.

Mientras, el cantante estadounidense Beck dio la sorpresa al llevarse uno de los premios más codiciados de la noche, el de mejor álbum del año, por su disco “Morning Phase”.

El propio Beck se mostró sorprendido cuando subió al escenario del Staples Center de Los Ángeles a recoger el premio, ya que los favoritos en la categoría eran Smith y la cantante Beyoncé.

Previamente Beck había obtenido el galardón al mejor álbum de rock.

Estos son algunos de los principales ganadores de los Grammy:

Beyoncé se llevó tres premios -mejor interpretación y canción de R&B y mejor álbum de audio surround- elevando a 20 el número de Grammys que ha ganado a los largo de su carrera.

De esta manera superó a Artetha Franklin como la segunda mujer con más premios Grammy de la historia, por detrás de Alison Krauss (27).

Pharrell Williams se llevó los premios a mejor interpretación de pop por “Happy” y al de mejor disco de música urbana contemporánea por su álbum “G I R L”.

En una ceremonia que se celebró por la mañana, Rubén Blades, Carlos Vives y Calle 13 obtuvieron sendos galardones en la 57 edición de los Grammy.

Según destaca desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, la nota latina de la noche la pusieron la actriz Gina Rodríguez, quien presentó al colombiano Juanes, quien interpretó el tema “Juntos”.

Enrique Iglesias entregó el premio a la mejor canción.

La ceremonia de este domingo estuvo marcada por las colaboraciones entre músicos. Cantaron juntos, por ejemplo, Lady Gaga y Tony Bennett, Adam Levin y Gwen Stefani, y Paul McCartney con Rihanna y Kanye West.

También subió al escenario del Staples Center la cantante Madonna, en una actuación de inspiración española en la que la artista iba vestida con un traje de aspecto torero y sus bailarines llevaban cuernos.

La banda de rock australiana AC/DC actuó por primera vez en la historia en los Grammy, tocando su míticas canciones “Rock or Bust” y “Highway to Hell”.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, apareció en un video grabado hablando sobre violencia doméstica y una víctima de abusos subió al escenario a contar su caso, antes de que Katy Perry cantara el tema “By the Grace of God”.

El susto de la noche lo protagonizó el rapero Kanye West. Con Beck recogiendo el premio al mejor disco del año, West amagó con subir al escenario como en la ceremonia de los Premios MTV 2009, cuando le quitó el micrófono a Taylor Swift para reivindicar que aquel premio debía ser para Beyoncé.

Pero este domingo en Los Ángeles, West no llegó tan lejos.