Proponen más diálogo y menos represión en escuelas de NYC

El Departamento de Educación cambiará los códigos de disciplina en los planteles
Proponen más diálogo y menos represión en escuelas de NYC
Fariña quiere reducir los conflictos en los salones.
Foto: Getty Images

Nueva York – El Departamento de Educación (DOD) anunció este viernes cambios significativos a los códigos de disciplina para las escuelas públicas, una iniciativa lideradas por la canciller de Educación Carmen Fariña, que busca reducir los conflictos en los salones de clases y el número de suspensiones de los estudiantes.

Con los cambios se busca crear nuevos proceso para revisar los casos de estudiantes insubordinados, con el fin de reducir las excesivas suspensiones como medida de castigo.

La administración de Bill de Blasio ha enfrentado presión de funcionarios electos y de defensores de la educación para que revise las normas de disciplina escolar las cuales dicen que injustamente se enfocan en niños negros e hispanos.

Las estadísticas del año escolar 2013-2014 muestran que 90% de las 53,000 suspensiones en las escuelas de la ciudad fueron de estudiantes hispanos o afroamericanos.

Pero al tiempo se indica un declive en los crímenes reportados en las escuelas públicas desde 2013. Las suspensiones, arrestos y citaciones también han decaído los últimos dos años.

Lee también:

Cambiará forma de castigar a alumnos en escuelas públicas

Reformarán 94 escuelas con problemas académicos en NYC

Padres satisfechos con medida sobre celulares en las escuelas

Expanden programas bilingües en 40 escuelas públicas de NYC

Piden que escuelas públicas de NYC sean controladas por el estado

Según el plan de Fariña, habrá un reentrenamiento al personal de las escuelas con la idea de que adquieran nuevas habilidades para resolver los conflictos y encaminen mejor a los estudiantes.

Además, el plan contiene cambios en las reglas de disciplina para reducir las llamadas de emergencia al 911. Se busca que el personal que a veces enfrenta arrebatos de comportamiento de los estudiantes pueda manejar la situación por sí mismo.

“Mandar a los niños a sus casas o llamar al 911 no resuelve los problemas profundos”, dijo al diario Daily News una fuente del DOE. “Las medidas ayudarán a arreglar los procesos disciplinarios de modo que los menores puedan regresar a los salones a aprender.”