Paso 2: Una disculpa con el público ante los medios

Tras un primer diálogo con los dueños, Alex Rodríguez, debe tener un ejercicio de humildad

Álex Rodríguez enfrenta una semana crucial en la que debe disculparse con los seguidores de los Yankees antes de integrarse al grupo para el entrenamientos de primavera.
Álex Rodríguez enfrenta una semana crucial en la que debe disculparse con los seguidores de los Yankees antes de integrarse al grupo para el entrenamientos de primavera.
Foto: GETTY IMAGES

ANÁLISIS

JAIRO GIRALDO

@jairogiraldo10

No hay primera sin segunda.

Y como los Yankees, después de intentar deshacerse de Álex Rodríguez entendieron que eso no era un asunto simple, decidieron probar el plan B (el A era echarlo directamente) y abrieron la puerta para sentarse a hablar con él y llenarlo de condiciones. Tantas que se moleste. Tan extremas, que se fastidie. Tan absurdas que se asombre y se vaya. También para eso le abrieron la puerta… para salir.

Luego y aunque ‘A-Rod’ es sólo un atleta multimillonario cuestionado, no es ningún ingenuo y paga abogados para que lo ayuden a volver a vestirse con la franela de los Yankees, pero sobre todo a salvar los $62 millones que le quedan en el contrato.

Condiciones y limitantes. La primera, llegar pleno de sumisión a reunirse con Brian Cashman y los Steinbrenner, ya no como si se tratara del fenomenal pelotero que trajo de los Rangers el “Boss” en 2004, sino como un pecador confeso que se arrodilla en acto de contrición.

Para ‘A-Rod’, eso fue simple. Tan fácil como poncharse con un ‘flycito’ al catcher.

Disculparse con los dueños era una manera de volver a sentirse parte del equipo y la sacó barata.

Pero los “Steinbrenner Bros” vueven a la carga y una vez Alex Rodríguez anunció que hacía maletas para irse a Florida al ‘spring training’, dejan claro que ne les basta su primer acto de bonhomía y que antes de viajar a los campamentos de Tampa necesitan que se disculpe con el público.

¿Cuál público? La feligresía de los Yankees.

¿Dónde? En el mismísimo Yankee Stadium, dijeron.

El tema es que los entrenamientos de primavera empiezan para los Yankees el viernes 20 que es cuando el grupo de lanzadores debe reportarse.

Los jugadores de posición lo hacen una semana después, el día 26, y en el alto mando Yankee no quieren distracciones con 200 periodistas detrás de ‘A-Rod’ preguntándole por su dinero y por Biogénesis.

Por eso en cuestión de horas Alex Rodríguez debe anunciar dónde se reúne con el público, que con temperaturas bajo cero en New York puede no ser muy numeroso. Y al tiempo reunirse con los periodistas que le van a acribillar con toda clase de preguntas rotundas sobre la legitimidad moral de sus logros y sobre sí juega por amor al béisbol o por los 62 millones que tiene pendientes en su contrato

eldiariony.com