Cuatro infecciones sorprendentemente comunes

¿Te preocupa el ébola? Tienes muchas más probabilidades de entrar en contacto con estas enfermedades
Cuatro infecciones sorprendentemente comunes
Es más fácil contagiarte de estas enfermedades que de ébola.
Foto: Shutterstock

Todas las noticias acerca del ébola podrían tenerte pensando que es la enfermedad infecciosa más grave de la cual tienes que preocuparte. No es así. “Sí, el ébola es aterrador ya que es desconocido en este país y conlleva una alta tasa de mortalidad”, dice Marvin M. Lipman, M.D., asesor médico en jefe para Consumer Reports. “Pero en realidad es difícil de transmitir y otras enfermedades como la neumonía, la influenza, la tos ferina, los enterovirus e incluso infecciones contagiadas comúnmente en los hospitales son mucho más fáciles de contraer y también más comunes en EEUU. Por eso representan una amenaza mucho mayor”.

De hecho, cada año decenas de miles de estadounidenses se enferman como resultado de esas enfermedades. Algunas de esas personas terminan en el hospital o mueren. Una manera de reducir tu propio riesgo a muchas de esas infecciones, menciona Lipman, es a través de una buena higiene, especialmente lavarse las manos muy bien. Pero otros pasos también son importantes, incluyendo vacunarse. Esto es lo que debes saber acerca de cómo prevenir y tratar 4 infecciones comunes y a veces peligrosas.

El riesgo: Esta infección, causada por un virus, una bacteria o por hongos, hospitaliza a más de un millón de personas cada año y es la causa de muerte de 50,000, lo que la convierte en la más mortal de las infecciones en EEUU. Es más peligrosa cuando la contraen niños pequeños y personas mayores de 65 años, especialmente aquellas que viven en asilos de ancianos o centros de vivienda asistida o que tienen otros problemas de salud como diabetes o insuficiencia cardíaca o enfermedad de los pulmones. Usualmente causa fiebre, congestión y dificultad para respirar.

Lo que debes hacer: Las personas mayores de 65 años se deben vacunar. También deben hacerlo las personas mayores de 19 años que fuman, están recibiendo quimioterapia; tienen asma, diabetes, alcoholismo o implantes cocleares; tienen una afección como HIV que compromete la inmunidad o que tienen insuficiencia cardíaca, enfermedad de los pulmones o del hígado. Las personas que nunca se han vacunado contra la neumonía generalmente deben recibir dos vacunas, con 6 a 12 meses de diferencia, dice Neil Fishman, M.D., un médico de enfermedades infecciosas en el Sistema de salud de University of Pennsylvania en Philadelphia.

Si te contagias de neumonía, probablemente necesitarás antibióticos, mucho descanso y líquidos.

El riesgo: Esta enfermedad respiratoria, también conocida como tos convulsiva o pertusis, no sólo la padecen los niños. Aunque es particularmente mortal en los bebés, puede causar tos exhaustiva y prolongada en los adultos (en China, la enfermedad se conoce como la tos de los 100 días).

Y está haciendo una reaparición. En 2012, se reportaron 48,277 casos de infecciones bacterianas en EEUU, la mayor cantidad desde 1955, y es posible que muchos casos más no se hayan diagnosticado. Y debido a que la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo, es importante mantenerse al día con las vacunas, tanto para protegerse uno mismo como para evitar contagiar a los bebés y niños pequeños que no han sido vacunados o aún no han terminado su serie completa de vacunas. Los primeros síntomas son similares a los del refriado común, pero después de una semana o dos, estos progresan a una tos intensa y el característico sonido de foca o ladrido.

Lo que debes hacer: Los niños necesitan 5 dosis de la vacuna de DTaP (que protege contra la difteria, el tétano y la tos ferina) antes de los 6 años de edad. Las personas que necesitan un refuerzo, conocido como Tdap, incluyen a los adolescentes, las personas de 19 a 64 años de edad si no recibieron una antes y las personas mayores de 65 años y las personas que tienen contacto cercano con bebés. El tratamiento temprano con antibióticos puede aminorar los síntomas y prevenir el contagio de la enfermedad.

El riesgo: las infecciones que son similares al enterovirus D68 surgen cada año, pero la versión actual es más virulenta. La infección ha enviado a más de 1,200 personas al médico y aproximadamente 70 han experimentado síntomas parecidos a los de la polio; al menos 12 personas que tuvieron un resultado positivo en la prueba del virus, murieron. Usualmente a los niños les da más fuerte, aunque los adultos mayores también están en riesgo. Los primeros síntomas incluyen secreción nasal, estornudos, tos y malestar.

Lo que debes hacer: No hay una vacuna, así que la prevención se basa en la buena higiene y mantenerse alejado de las personas enfermas. Eso es especialmente cierto para los niños que tienen asma y otras enfermedades respiratorias, que los hacen propensos a complicaciones graves. Y debido a que es un virus, los antibióticos no funcionan para combatirlo. En lugar de eso, el tratamiento incluye descanso y líquidos; algunos niños con casos graves han tenido que ser puestos en un ventilador.

El riesgo: Ya avanzada la temporada de la gripe los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades anunciaron que la vacuna de este año podría no funcionar como se espera. Es posible que esas noticias hayan dado a algunas personas otra razón para no ponerse la vacuna de la gripe. Eso no es una buena idea. La vacuna aún podría ofrecer protección considerable. Y tampoco es demasiado tarde para ponérsela. La temporada de gripe con frecuencia no alcanza su punto más alto hasta febrero y se puede extender hasta mayo. La protección es importante, ya que un promedio de 5 a 20% de los estadounidenses contraen la influenza cada año, más de 200,000 son hospitalizados y miles de ellos mueren. Esto presenta riesgos especiales para las personas mayores y los muy jóvenes.

Lo que debes hacer: No esperes para ponerte la vacuna, especialmente porque toma aproximadamente dos semanas para que la protección tenga efecto. Considera ponerte la vacuna cuadrivalente, la que protege contra 4 cepas del virus. Si esa no está disponible, la vacuna estándar que protege contra tres cepas, está bien. Fluzone High-Dose, la que contiene 4 veces la dosis normal de antígenos de la influenza es una opción para las personas mayores de 65 años, aunque es más probable que cause efectos secundarios. El aerosol nasal FluMist es mejor para los niños de 2 a 8 años de edad.

Si desarrollas la influenza, los antibióticos no te ayudarán porque la enfermedad es viral. En lugar de eso, quédate en casa, duerme suficiente y toma muchos líquidos. Si es necesario, prueba los medicamentos de venta libre para reducir la fiebre como acetaminofeno (Tylenol y su genérico), ibuprofeno (Advil y su genérico) y naproxeno (Aleve y su genérico). Si tienes riesgo alto de sufrir complicaciones, debido a que eres mayor de 65 años, estás embarazada o recientemente tuviste un bebé, tienes una afección crónica como asma o insuficiencia cardíaca o vives en un asilo de ancianos, consulta con tu médico de inmediato. Los medicamentos antivirales oseltamivir (Tamiflu) y zanamivir (Relenza) pueden aliviar los síntomas y reducir las complicaciones, pero funcionan mejor si los empiezas a tomar dentro de 48 horas del inicio de los síntomas.

Una vacación en crucero o en un lugar tropical puede ser justo lo que el médico ordenó para evitar el aburrimiento del invierno. Pero también puede exponerte a algunas infecciones desagradables. El norovirus, que es muy común en los barcos y se conoce como el virus de los cruceros, causa vómito y diarrea. Y el Caribe y Centro América albergan ahora a la fiebre del dengue y chikungunya (ChikV), enfermedades que alguna vez se encontraban casi solo en África y Asia. Esto es lo que necesitas saber.

El virus del crucero: La buena higiene es clave para controlar esta contagiosa enfermedad, que no se limita solo a los barcos. Enferma a 20 millones de estadounidenses cada año, con frecuencia en escuelas y hospitales. Lávate las manos después de cada ida al baño y antes de cada comida. Jabón y agua es lo mejor; si no tienes acceso, un desinfectante para manos que sea al menos 60% de alcohol está bien. Si te enfermas, descansa y toma muchos líquidos. Las buenas noticias: La mayoría de la gente se siente mejor en uno o dos días.

Infecciones tropicales: ChikV y el dengue pueden causar fiebre alta, dolores de cabeza y de articulaciones que duran aproximadamente una semana. Se han encontrado a los mosquitos que transmiten ambas enfermedades en Florida. Para evitar las picaduras, cúbrete tanto como sea posible y evita usar ropa apretada, colores oscuros y perfume. Los repelentes naturales con 20% de picaridin funcionaron bien en nuestras pruebas. Los productos a base de deet también funcionan, pero recomendamos evitar los que tienen más de 30% del repelente deet.

Aproximadamente 650,000 pacientes al año en EEUU desarrollan una infección mientras están en el hospital y casi 75,000 mueren como resultado, sugieren las investigaciones de los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de las Enfermedades. Eso es más de 12 veces la cantidad de muertes por ébola en todo el mundo al mes de diciembre de 2014. Esto es lo que necesitas saber acerca de dos infecciones comunes adquiridas en el hospital:

Clostridium difficile. C. difficile se contagia cuando alguien con las manos contaminadas toca un dispositivo médico o alguien toca una superficie contaminada y luego se toca la boca, los ojos o la nariz. Se ha vuelto común en parte por el uso excesivo de antibióticos que matan las bacterias buenas en el intestino, permitiendo que C. diff prolifere. Tomar el control de esto se centra en el lavado minucioso de las manos que se necesita para romper una cubierta dura que se forma alrededor de las bacterias. Aún así una reciente encuesta de Consumer Reports descubrió que muchos proveedores de atención médica no hacen eso. Aproximadamente 20% de los pacientes desarrollan infecciones difíciles de tratar; 14,000 pacientes al año mueren como resultado.

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. Conocido como mRSa, esta bacteria es resistente ahora a varios antibióticos, las tasas de infección por mRSa están disminuyendo, pero sigue siendo una amenaza porque puede causar neumonía e infecciones mortales en el torrente sanguíneo o en el sitio quirúrgico. El mRSa con frecuencia se contagia cuando se insertan o retiran los catéteres urinarios o de línea central (utilizados para proveer nutrición, líquidos o medicamentos) o al cambiar los vendajes quirúrgicos.

Así que los trabajadores de atención médica deben lavarse las manos antes de ponerse los guantes estériles y tocar los catéteres. Los catéteres urinarios también se deben retirar tan pronto como sea posible; mientras más tiempo se quede puesto, habrá más riesgo de infección. Ve a ConsumerReports.org/hospitalratings para ver cómo se comparan los hospitales en tu área.