Diputados argentinos aprueban la reforma de la Inteligencia

El proyecto fue respaldado por 131 votos de la mayoría gubernamental y recibió 71 votos en contra
Diputados argentinos aprueban la reforma de la Inteligencia
La iniciativa fue impulsada por la presidenta Cristina Fernández.
Foto: Archivo

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó este jueves la ley de reforma del sistema de Inteligencia impulsada por la presidenta Cristina Fernández.

El proyecto fue respaldado por 131 votos de la mayoría gubernamental y recibió 71 votos en contra, tras un largo debate que se prolongó hasta la madrugada y que contó con la presencia de la oposición, ausente del trámite que se desarrolló en el Senado hace dos semanas.

A petición de la oposición, el debate comenzó con un minuto de silencio en memoria del fiscal Alberto Nisman, muerto de un tiro en la cabeza en circunstancias aún sin aclarar cuatro días después de denunciar a Fernández por encubrir a los presuntos autores iraníes del atentado contra la mutualista judía AMIA que provocó 85 muertos en 1994.

El Gobierno enmarcó su muerte en una operación de desestabilización de agentes de Inteligencia desplazados de sus cargos en diciembre pasado e impulsó la reforma aprobada hoy, que plantea la disolución de la Secretaría de Inteligencia y su sustitución por una Agencia Federal que se nutrirá con los mismos miembros de la SI.

LEA ADEMÁS:

Miles marchan con la familia de Nisman en Argentina

Exesposa de Nisman: no fue suicidio

Familiares de víctimas de atentado contra AMIA piden ayuda del Papa

Al dar inicio a la discusión, la diputada kirchnerista Diana Conti aseguró que se trata de una “pelea por la democratización de los servicios de Inteligencia en el país y la ruptura del maridaje que se da perversamente entre sectores del poder judicial, los organismos de inteligencia y algunos sectores de la política“.

Uno de los principales y más polémicos puntos del proyecto es el traspaso del sistema de escuchas telefónicas a la órbita de la Fiscalía General, encabezada por Alejandra Gils Carbó, cuestionada por la oposición por su proximidad a la presidenta.

La oposición rechazó el proyecto oficialista al considerarlo una maniobra para desviar la atención del caso Nisman.