Gobierno mexicano se deslinda de muerte de maestro en Acapulco

Las autoridades federales afirman que la muerte del profesor se debió a traumatismo de tórax, por un posible aplastamiento, pero no por choque con agentes antimotines
Gobierno mexicano se deslinda de muerte de maestro en Acapulco
Maestros y policías se enfrentaron la noche del martes.
Foto: Getty

México.- Tras la polémica que se desató por el enfrentamiento entre policías federales y maestros disidentes del estado de Guerrero, el gobierno mexicano se deslindó de la muerte de un profesor, registrada tras el desalojo en las inmediaciones del aeropuerto de Acapulco.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, afirmó que las autoridades actuarán con “la ley en la mano” para asegurar “la plena vigencia del Estado de derecho”, al tiempo que el Gobierno se desvinculó de la muerte de una persona en una protesta realizada el martes en Acapulco, Guerrero.

Las actuaciones que el Gobierno de la República tendrá en los hechos de Guerrero, y en cualquier otro caso, serán con la ley en la mano, con las atribuciones que la ley da al Gobierno de la República, a los gobiernos estatales, para asegurar la plena vigencia del Estado de derecho”, afirmó Peña Nieto.

Dichas acciones, añadió, se realizarán “siempre privilegiando el diálogo, el acercamiento con quienes disienten, con quienes tienen diferencias y tienen demandas que enarbolar”.

Al encabezar la XLVIII Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores en el norteño estado de Durango, advirtió sin embargo que “no caben acuerdos ni caben negociaciones para exceptuarse o sustraerse de la aplicación de la ley“.

Durante su discurso llamó a los gobernadores del país a “jalar parejo” para cumplir con el objetivo de dar plena vigencia al Estado de derecho en todo el territorio nacional.

No cabe hacer excepciones, nadar de muertito, evadir la responsabilidad y dejar que el Gobierno de la República sea el único que enfrente su responsabilidad“, indicó.

Peña Nieto hizo estas declaraciones un día después de un choque entre maestros y policías federales en el puerto de Acapulco, Guerrero, que dejó un muerto y una docena de heridos.

Por su parte, el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo en un mensaje a la prensa en Ciudad de México que durante la manifestación de ayer en Acapulco, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) utilizaron un autobús para embestir a los agentes federales.

Dicho autobús, una vez que impactó a los policías, realizó un segundo movimiento en reversa hacia un grupo de los propios manifestantes“, añadió.

Refirió que la autopsia realizada a la víctima fatal, un maestro jubilado, reveló que su deceso se produjo por un “traumatismo profundo de tórax” y que “se presume las lesiones fueron producto de aplastamiento”.

Añadió que la víctima no presentaba “traumatismo craneoencefálico como señalan algunas versiones” y que “el fallecimiento no fue producto del enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía Federal”, sino que posiblemente se debió a “un evento distinto”.

Sin embargo, he girado las instrucciones pertinentes para profundizar en las investigaciones a efecto de determinar con toda precisión la causa” de la muerte, acotó.

El enfrentamiento se dio después de un bloqueo de varias horas de la vía que conduce hacia el aeropuerto de Acapulco por parte de integrantes de la Ceteg, que demandaba pagos atrasados y otras reivindicaciones laborales.

Un grupo de manifestantes embistió con un autobús la valla de agentes federales que resguardaban el acceso a la terminal aérea. Los agentes respondieron con el uso de toletes y gas lacrimógeno contra los manifestantes, lo que derivó en un enfrentamiento en el que los maestros utilizaron palos, tubos y piedras.

El choque se produjo dos días antes de que este jueves se cumplan cinco meses de la desaparición de 43 estudiantes a manos de autoridades corruptas y el cártel Guerreros Unidos el 26 de septiembre del año pasado en el municipio de Iguala, en Guerrero.