McDonald’s deja de usar pollos con antibióticos

El cambio de política del gigante de la comida rápida tiene el potencial de modificar el mercado y la producción avícola
McDonald’s deja de usar pollos con antibióticos
McDonalds da un giro saludable a su menú.
Foto: Archivo

McDonald’s anunció ayer que solo usará pollos que no estén criados con antibióticos “importantes para la medicina humana”. Es un cambio que se hará a lo largo de dos años. Los pollos que usa esta empresa de comida rápida seguirán recibiendo “de forma responsable” antibióticos, llamados ionophores, que no se usan por humanos y permiten mantener a los animales en buena salud.

Es una decisión muy relevante porque McDonald’s es una de las mayores empresas de comidas y cuando una compañía con semejante poder de compra cambia las reglas el mercado cambia con ella. Es algo que, por tanto, facilita a otros restaurantes o compradores la compra de este tipo de pollo sin antibióticos para humanos, un mercado cada vez mayor.

“Todos los pollos servidos en los 14,000 restaurantes de McDonald’s provienen de granjas de EEUU que están trabajando con la empresa para implementar esta política” en los próximos dos años, explicaba ayer la empresa en un comunicado.

El uso de estos antibióticos ha sido muy criticado porque hay muchas infecciones bacterianas en los humanos que están mostrando mucha resistencia a los tratamientos con antibióticos. Parte de la culpa de esta resistencia se atribuye a carnes en las que se han usado estos medicamentos desde hace generaciones, lo que termina reduciendo la efectividad de los fármacos.

Una muestra de la influencia de McDonalds es que el Consejo Nacional del Pollo reaccionó ayer con un comunicado en el que señalaba que los productores “están dando alternativas”. Este Consejo afirmaba que la mayor parte de los antibióticos que se usan para prevenir enfermedades en la industria nunca se administran a humanos. “Está en nuestro interés proteger la efectividad de los antibióticos”, explicaban.

Esta organización dice que de forma proactiva “están dando pasos para encontrar formas alternativas para controlar enfermedades mientras se reduce el uso de antibióticos“.

Adicionalmente, a finales de 2015 McDonald’s usará leche de vacas que no hayan sido tratadas con una hormona de crecimiento artificial que se llama rbST. La leche es una de las opciones más populares del Happy Meals, las comidas diseñadas para los niños.

Ésta es la primera gran decisión tomada por quien es desde el 1 de marzo el nuevo presidente de la compañía de comida rápida, Steve Easterbrook que tiene la misión de dar la vuelta a unas ventas que llevan varios trimestres a la baja.

Muchos de los competidores de McDonald’s que están teniendo mejores ventas, como Shake Shack, Panera Bread, Chik-fil-A o Chipotle han eliminado este tipo de pollo o se han comprometido a hacerlo..