Partes no logran acuerdo en caso de acusado por muerte de Ariel Russo

Franklin Reyes Jr. no se declaró culpable de homicidio involuntario como se esperaba
Partes no logran acuerdo en caso de acusado por muerte de Ariel Russo
Reyes Jr. dijo en voz baja que prefería ir a juicio.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

@JoaquinBotero

NUEVA YORK – Los medios lo habían anticipado y el público lo esperaba: Franklin Reyes Jr., el adolescente que atropelló mortalmente a la niña Ariel Russo, en 2013, se iba a declarar culpable de homicidio involuntario ante de la Corte Criminal de Manhattan, y aceptaría una sentencia de entre 3 a 9 años.

Sin embargo, cuando el joven con el cabello revuelto tomó la palabra dijo en voz baja que prefería ir a juicio, sembrando la confusión en la sala. Mientras su abogado lucía contrariado, la fiscal indicó que pensó que ya habían llegado a un acuerdo. Ambas partes le hablaron al oído al sorprendido juez Gregory Carro. El abogado pidió un nuevo acuerdo y el juez se negó, pero dio a Reyes hasta el jueves a las 10 a.m. para reconsiderar su decisión. Un largo día sin resolución.

Todo empezó el 4 de junio de 2013. Reyes conducía sin licencia y huía de una persecución policial en Manhattan cuando atropelló a la niña de cuatro años y a su abuela con la camioneta de sus padres en la esquina de la calle 97 con Amsterdam. La menor murió y la abuela sobrevivió.

Reyes y sus padres rechazaron la oferta inicial de la fiscalía de una condena de entre 16 meses a cuatro años y tratamiento como menor si se declaraba culpable. Luego, en junio de 2014, Reyes recibió nuevos cargos por robar joyas del apartamento de una mujer que recién había fallecido, un delito por el que su padre del mismo nombre, casero de un edificio, también enfrenta cargos. En octubre siguiente, de nuevo manejando sin licencia, Reyes Jr. intentó huir cuando un oficial lo interrogaba después de dar un giro ilegal. Reyes aceleró y arrastró más de 30 metros a Edward O’Connell, quien sufrió contusiones.

Ya detenido en Rikers Island, trató de escapar de la custodia policial después de una visita a un hospital en el Bajo Manhattan.

El caso se ha convertido en un espectáculo mediático. En enero pasado, un juez declaró que Reyes, de 18 años, sería tratado como adulto por reincidir en los crímenes.

LEE TAMBIÉN:

Franklin Reyes será juzgado como adulto por muerte de Ariel Russo

Nueva acusación empeora situación legal de Franklin Reyes

Ya suman 9,000 los que piden castigo fuerte para Reyes

Juez niega libertad bajo fianza a Franklin Reyes

Franklin Reyes es acusado de asalto por arrastrar policía con auto

A Lilia Reyes, la madre, se le había prohibido acceso a la corte por sus reacciones airadas cuando se decidió que a su hijo se le daría tratamiento de adulto y perdió el primer chance de quedar con un historial limpio. “No hay justicia en el mundo”, gritó la mujer.

El miércoles, la mujer escuchó todo el proceso en silencio, pero una vez salió del recinto gritó frente a las cámaras que todo era una conspiración. “Cómo es posible que también enfrente cargos por atacar a un policía, cuando dos policías lo secuestraron y lo atacaron en un área solitaria. Todo fue arreglado”, exclamó. Las hermanas del acusado también gritaban y lloraban. Las mujeres fueron sacadas escoltadas de la corte.

El célebre abogado Sanford Rubenstein estuvo presente en sala junto a los padres de la niña fallecida, a quienes representa en una millonaria demanda contra la familia Reyes, el NYPD y el servicio de emergencia 911, a los que culpa por la muerte de la pequeña.

“Si Franklin Reyes cumple una condena ejemplar se les puede dar un ejemplo a otros jóvenes para que no hagan lo mismo”, sostuvo el abogado, quien se quejó por la prolongación de la angustia de la familia por 22 meses.

Alan Russo, el padre, dijo que “ni siquiera nueve años serían suficiente castigo para el crimen tan horrible”.

Sofía Russo, la madre, manifestó sentirse muy cansada y decepcionada de que no se llegó a un acuerdo y que el caso se extienda hasta el jueves. “Pero seguiremos viniendo cada día que se necesite hasta que consigamos justicia”.