Seis pasos para recuperarte más rápido de una cirugía

Estas medidas preoperatorias pueden hacerte sentir mejor después
Sigue a El Diario NY en Facebook
Seis pasos para recuperarte más rápido de una cirugía
El yoga y ejercicios de relajación pueden ayudarte a recuperarte mejor de una cirugía.
Foto: Consumer Reports

Muchas personas entran a programas de rehabilitación después de la cirugía para recuperarse con más facilidad. Pero mejorar tu salud física y emocional antes podría ayudar a que salgas del hospital más rápido, reducir los riesgos de complicación y acelerar la recuperación.

La idea es que aumentes tus reservas, como un atleta que entrena para una maratón”, dice Francesco Carli, M.D., profesor de anestesia en el Centro de salud de McGill University en Montreal.

Los cirujanos ortopédicos han utilizado el término prehabilitación, o prehab, durante años. Ahora se está utilizando también para la cirugía cardíaca y el tratamiento del cáncer. Por ejemplo, Carli descubrió que 84% de los pacientes de cáncer colorrectal que hicieron ejercicios aeróbicos, de resistencia y relajación y recibieron asesoría nutricional antes de la cirugía se recuperaron más rápido.

Un estudio británico descubrió que montar bicicleta por seis semanas ayudó a las personas que fueron sometidos a quimioterapia a soportar mejor una posterior cirugía.

Si estás programado para cirugía, pregunta a tu médico sobre los programas de prehab o referencias útiles como terapia física o asesoría nutricional. O bien, consulta sobre los pasos que hemos recopilado con tu médico, los expertos dicen que las estrategias podrían aumentar tus probabilidades de una mejor recuperación.

Los ejercicios para fortalecer los músculos respiratorios después de la cirugía disminuyen los riesgos de neumonía y fiebre. Hacerlos con anticipación te da una ventaja. La fisiatra de Massachusetts, Julie Silver, M.D., que desarrolló el Programa de prehab STAR, sugiere: inhala a través de tu nariz por 3 segundos, con la boca cerrada. Aguanta la respiración por 3 segundos, luego exhala a través de los labios fruncidos por 3 segundos. Haz eso 5 veces. Repite los ejercicios 3 o 4 veces al día.

Un estudio de 2012 en el Journal Brain, Behavior and Immunity descubrió que los ejercicios de relajación y las imágenes guiadas 3 días antes y 7 días después de la cirugía ayudaron a las personas a sanar más rápido.

“Reducir el estrés también puede ayudarte a controlar el dolor y mejorar el sueño y el estado de ánimo”, dice Silver. Intenta realizar estiramientos de yoga; hacer respiraciones lentas y profundas o la meditación. Obtén meditaciones gratis en marc.ucla.edu/body.cfm?id=22

Una dieta bien balanceada promueve la cicatrización y ayuda a combatir la infección, dice Thomas K. Varghese, M.D., director médico del programa Strong for Surgery. Las proteínas pueden ser la clave antes de la cirugía de cáncer: por ejemplo, los estudios han descubierto que los pacientes con cáncer de vejiga que tienen una deficiencia proteínica tienen el doble de riesgo de una complicación postoperatoria.

Si no puedes dejar de fumar, reduce el consumo progresivamente 2 semanas antes de la cirugía. Fumar retrasa la cicatrización de las heridas y “te pone en mayor riesgo de infección”, dice Rick Greene, M.D., oncólogo quirúrgico en el Levine Cancer Institute en Charlotte, North Carolina.

Pregunta a tu médico si debes dejar de tomar medicamentos y cuándo hacerlo, como la aspirina e ibuprofeno, los que pueden aumentar el riesgo de sangrado. Pregunta también por los suplementos como la vitamina E. Strong for Surgery recomienda a las personas dejar de tomar equinacea, ajo, ginkgo, ginseng, kava, saw palmetto (palma enana americana) y valeriana al menos dos semanas antes de la cirugía.

El ejercicio aeróbico fortalece los pulmones y mejora la circulación, una ventaja para la cicatrización de las heridas. “Cualquier cantidad de ejercicio antes de la cirugía que sea más de lo usual, ayuda”, dice Varghese. (Sencillamente obtén la aprobación de tu médico). Pregunta acerca de los movimientos específicos para la cirugía como estiramiento de los hombros para mejorar el rango de movimiento de los hombros para las mujeres que tendrán una cirugía de cáncer de seno.

Aunque los programas de salud previos a la cirugía están disponibles ampliamente a través del país para las personas que están a punto de someterse a una cirugía de reemplazo de articulaciones, las “prehabs” para otros tipos de cirugía aún están emergiendo. Aquí hay dos programas que debes tener en cuenta:

a) El programa de prehabilitación STAR ofrece estrategias para mejorar la salud física y emocional antes de los tratamientos y cirugías para el cáncer. Los participantes aprenden ejercicios para desarrollar fortaleza y resistencia y reciben asesoría de nutrición y ayuda para disminuir el estrés. Hay aproximadamente 200 programas STAR en toda la nación y están disponibles casi en todos los estados. Visita oncologyrehabpartners.com.

b) Strong for Surgery, diseñado para optimizar la salud antes de todos los tipos de cirugía, se enfoca en la nutrición, dejar de fumar, control del azúcar en sangre y uso seguro de los medicamentos. El programa está disponible actualmente en los estados de Oregon y Washington. Se espera que el Colegio Estadounidense de Cirujanos lo lance en toda la nación este verano. Para obtener más información, dirígete a strongforsurgery.org