Paul Walker sigue presente

Ni los autos espectaculares, ni las escenas de acción, pueden eclipsar a la verdadera estrella de la saga 'The Fast and The Furious': el desaparecido Paul Walker

La más reciente secuela de “Fast & Furious” se estrena esta noche, en lo que se convierte en la séptima entrega del filme.

Y a pesar de que las críticas sobre la película han sido en buena parte positivas, en realidad, todo es acerca de Paul Walker.

Es cierto que la primera vez que lo vi no me interesé en lo absoluto en su talento artístico; en realidad, solo me rondaba en la cabeza la idea de que alguien pudiera tener semejantes ojos, porque su atractivo físico saltaba a la vista.

Compañeros apenados

Pero cuando recibí las noticias de su muerte, y los relatos de todos los que lo conocieron, también se hizo evidente que el originario de California era más que una cara bonita.

Michelle Rodríguez dijo que la muerte del rubio actor la había enloquecido. Tyrese Gibson fue de los primeros en presentarse en la escena en que Walker murió y romper en llanto. Y Vin Diesel le dio a su hija recién nacida un nombre en honor al desaparecido actor: Pauline.

“Comencé a beber en exceso”, reveló Rodríguez a “Entertainment Weekly” hace unos días respecto a su comportamiento tras la partida de Walker. “Me volví un poco loca, mejor dicho, bastante loca… De haber estado en mis cabales, nunca hubiese hecho muchas de las cosas que hice el año pasado. Me estaba empujado a sentir… Viajaba y tenía sexo. Solo estaba tratando de ignorar mis sentimientos”, añadió la boricua.

“…Él [Walker] nunca fue egoísta. Trataba a todo el mundo de la misma manera: vestuario, proveedores, no importa quién, era el mejor tipo del mundo”, manifestó el actor y modelo Tyrese Gibson a “People” [el estudio distribuidor del filme, Universal Studios, no contó con este medio y otros para la promoción del filme, por lo que ha sido imposible entrevistar a las estrellas del filme].

Amistad especial

Pero el más afectado de sus compañeros de reparto fue sin duda Vin Diesel, quien compartió el set con el rubio desde la primera cinta de la saga.

“Se siente tan raro, porque yo tengo tantas bendiciones en mi vida… Acabo de recibir un bebé, mi carrera es tan bendecida, y no se siente justo”, comentó Viesel sobre la ausencia de Walker durante una entrevista con WGN hace un par de días.  Minutos antes, el varonil actor había roto en llanto al preguntársele sobre su amigo de muchos años.

“Hace siete años, yo estaba a punto de entrar a la sala de partos por primera vez”, prosiguió. “Yo no le había dicho a nadie, y él [Walker] se acercó y me preguntó qué me pasaba.  Luego me dijo: ‘muchos hombres te dirán que te mantengas fuera de la sala de partos, pero yo te digo como un hermano que vayas, sé tan presente como puedas, y corta el cordón umbilical. Será el mejor día de tu vida’… Y tenía razón: fue el mejor día de mi vida”, añadió con la voz entrecortada.

Un buen tipo

Pero no son solo sus compañeros de profesión los que lo tienen en un pedestal, ya que como bien lo señaló Gibson, Paul Walker era bueno con todos y, tras su muerte, también supimos que en 2004 compró anónimamente un anillo de compromiso para un militar que acababa de llegar de Iraq, y a quien conoció en una joyería cuando éste se encontraba buscando una argolla para su esposa, pero no pudo costear la que le gustó.

Así que, a pesar de no haber ganado un Oscar y nunca haber sido nominado  a uno (aunque sí se ganó un par de MTV Movie Awards y un Teen Choice Award), en lo personal, Walker se lleva muchos reconocimientos.

Y es por eso que los realizadores de esta nueva entrega de “Fast & Furious”, se aseguraron de darle en la pantalla el adiós que se merece, con un homenaje en la última escena, según dicen, para romper en llanto.

Puede que la película sea entretenida, al igual que las otras entregas de la historia. Pero en esta ocasión, es sin duda el recuerdo de Walker el que elevará la taquilla.