¿Saldrá por fin Cuba de la lista de países terroristas?

Quedaría pendiente el cambio de legislación sobre el embargo

¿Saldrá por fin Cuba de la lista de países terroristas?
Foto: EFE

Washington D.C.

El presidente Barack Obama ha prometido actuar pronto en torno a si quitar o no a Cuba de la lista de Estados que, a juicio de Washington, promueven el terrorismo, aunque el Departamento de Estado no tiene listo un cronograma al respecto.

En una entrevista difundida por la cadena de radio pública NPR, Obama dijo este martes que actuará lo más pronto posible sobre el tema pero no dio asomo de su inminente decisión.

“Al solo recibir la recomendación, podré actuar sobre ella”, dijo Obama, al asegurar que estudiará con detenimiento las recomendaciones y su decisión dependerá de “las actividades en curso del gobierno cubano” respecto al terrorismo.

Durante una conferencia telefónica, dos funcionarios de alto rango de la Administración Obama explicaron que el Departamento de Estado está cercano a concluir su informe.

De hecho, Ben Rhodes, un estrecho asesor político de la Casa Blanca, no descartó que se haga un anuncio esta misma semana.

La inclusión de Cuba en la “lista negra” desde 1982 –por su apoyo a grupos izquierdistas- supone una de las principales trabas para la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países que, junto a la crisis política en Venezuela, serán dos de los temas dominantes de la VII Cumbre de las Américas en Panamá a partir del próximo viernes.

La Administración Obama había expresado el deseo de tener todo listo para la reapertura de las respectivas embajadas para antes de la cumbre regional, que contará por primera vez con la participación de Cuba.

Pero ni la salida de Cuba de la “lista negra” ni la apertura de las embajadas podrán llevarse a cabo esta misma semana.

“La inclusión de Cuba en esa lista ha tenido un efecto más simbólico que sustancial. Aún si Cuba saliera mañana de esa lista, todavía están en pie las sanciones económicas contempladas en el embargo, que cubren todo tipo de transacciones. No tendría un efecto legal, aunque tal vez psicológicamente ayudaría a los bancos que sienten recelo de hacer negocios con Cuba”, dijo a este diario William LeoGrande, analista político y experto en Cuba en American University.

“Esto le enviaría una señal a los bancos de que no estarían sujetos a multas… y por supuesto, responde a la queja de Cuba de que ha sido incluida injustamente en la lista”, agregó.

¿Trabas en el Congreso?

Según las normas, el Departamento de Estado tiene que entregar a Obama sus recomendaciones sobre Cuba y, posteriormente, el mandatario debe notificar al Congreso de su decisión final.

Obama tendría un plazo para informar al Congreso de 45 días antes de que su decisión entrara en vigor.

El Congreso tendría que revisar la decisión de Cuba, y no está claro que tenga los votos suficientes para superar un veto presidencial, en caso de que los legisladores se opongan a la medida.

 Temario de la VII Cumbre

 Ricardo Zúñiga, asesor de mayor rango para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, señaló que Obama llegará a la Cumbre de Panamá, entre el 10 y 11 de abril próximos, con una “expansión significativa” de las relaciones de EEUU con la región, que incluye la “reformulación” de las relaciones con Cuba tras medio siglo de aislamiento.

Pero la cumbre con seguridad también servirá de megáfono para países que han criticado duramente las sanciones de Obama hacia siete funcionarios del gobierno venezolano.

En ese sentido, Rhodes dijo que a EEUU no le sorprendería que el gobierno venezolano ataque las políticas de Washington.

“Nuestro argumento será simplemente que EEUU apoya una serie de valores en cada país del mundo”, incluyendo la participación política de todos sus ciudadanos, aseguró Rhodes.

Se prevé que la seguridad ciudadana en Centroamérica, y la expansión del comercio y el desarrollo económico en toda la región también formen parte de la agenda.

Antes de llegar a la Cumbre, Obama realizará el próximo jueves una visita a Jamaica para reunirse con los 14 líderes de la zona caribeña, en lo que será la primera visita de un mandatario estadounidense desde 1982.