Jurado no alcanza veredicto en caso de Pedro Hernández

Guía de Regalos

Jurado no alcanza veredicto en caso de Pedro Hernández
La esposa del acusado tras salir de la corte sin hablar con la prensa.

Nueva York  –  Terminó el tercer día de deliberaciones y el jurado de 12 miembros no emitió un veredicto en el caso contra Pedro Hernández, por la desaparición y muerte del niño Etan Patz en 1979. Pero a diferencia de los días anteriores, este viernes el grupo pidió oír de nuevo las transcripciones de varios testigos.

Entre ellos estuvo el de Armand Durastanti, el asistente del fiscal que primero entrevistó a Hernández la mañana del 23 de mayo de 2012 en Camden, Nueva Jersey. Durastanti fue testigo de la Fiscalía en la cuarta semana del juicio que completó diez semanas.

El jurado quiso volver a oír sobre la muy sonada ineficacia para grabar las primeras horas de confesión del acusado. Fue después de muchas horas en Nueva Jersey y luego en Nueva York cuando Hernández confesó su culpabilidad en testimonios que sí fueron grabados.

El jurado quiso saber si al acusado se le leyeron los Derechos Miranda  al principio del largo proceso de interrogatorio y además si estaba enterado que sus palabras fueron grabadas en la parte final.

Además el jurado quiso saber cuáles son las leyes del estado de Nueva Jersey sobre la grabación de confesiones y compararlas con las de Nueva York.

Tales vacíos en el procedimiento en un caso que lleva más de treinta años sin resolverse hacen que el jurado siga encerrado intentando encontrar unanimidad en el veredicto.

Los padres y la hermana de Etan Patz que han asistido durante las semana anteriores, no estuvieron presentes el viernes en la corte cuando había mucha expectativa de los medios a la espera que el jurado tomara una decisión. Sí asistieron la esposa del acusado Rosemary Vargas y la hija Becky Hernández quienes salieron acompañadas del abogado defensor Harvey Fishbein.

Fishbein declaró a los medios que desde el principio ha destacado los malos procedimientos durante las primeras horas después de la detención de su cliente en 2012.