Jurado pide ver listas de testigos y documentos en caso Etan Patz

Sigue gran expectativa de los medios por la sententicia contra Pedro Hernández por la desaparición de Etan Patz en 1979

La mañana del sexto día de deliberaciones por el caso contra Pedro Hernández, el jurado continuaba a puerta cerrada mientras numerosos miembros de la prensa seguían a la expectativa. Varias camionetas de canales de televisión permanecen también en la calle haciendo guardia desde que el jurado se empezó a reunir el miércoles de la semana anterior.

Apenas hubo una breve salida del jurado en la que pidió al juez Maxwell Wiley ver la lista de todos los testigos, la lista de todos los documentos analizados y además las estipulaciones inherentes al caso. El juez permitió ver las pruebas, pero todavía no los documentos ni las restricciones pues reconoció que debía analizar lo que la ley requiere en estos tipos de instancias de un juicio.

Rosemary y Becky Hernández, la esposa y la hija el acusado, han asistido todos los días de las discusiones del jurado. En ocasiones se toman de la mano o se abrazan en las bancas de la corte. Harvey Fishbein, el defensor, con frecuencia se les acerca y sonríe y mantiene breves conversaciones al oído de las mujeres.

Los familiares de Etan Patz, quienes asistieron durante todo el juicio, dejaron de venir a la corte desde que el jurado empezó a deliberar.

Desde el 30 de enero se escuchó el testimonio de más de cincuenta testigos en la Corte Suprema Estatal en la calle Centre.

Etan Patz desapareció la mañana del 25 de mayo de 1979, mientras caminaba solo desde el apartamento de sus padres hasta la parada del bus escolar. Su cuerpo nunca fue encontrado.

El jurado deberá decidir sobre la culpabilidad de Hernández en los tres cargos que enfrenta: asesinato en segundo grado, homicidio doloso y secuestro.

Si el jurado determina que Hernández mató deliberadamente a Patz, entonces será convicto por el cargo de homicidio en segundo grado, pero si el panel decide que la muerte del pequeño fue como resultado de sus acciones durante el curso del secuestro, entonces será hallado culpable de homicidio doloso.