Acusan a salones de bronceado de ocultar los riesgos para la salud

La Fiscalía de NY demandará a dos de estas empresas por promover supuestos beneficios de sus máquinas de bronceado artificial
Acusan a salones de bronceado de ocultar los riesgos para la salud
Donald Miralle/Getty Images

Nueva York.- Dos empresas que ofrecen bronceados artificiales son el nuevo objetivo del fiscal general del estado Eric Schneirderman, quien presentó demandas contra Portofino Spas y Total Tan. El fiscal dice que ambas compañías promovieron sus servicios de bronceado diciendo que éstos son una forma segura de obtener vitamina D, entre otros beneficios para la salud.

“No se equivoquen sobre esto: no hay nada seguro sobre el bronceado en interiores. El uso de dispositivos ultra-violeta aumenta la exposición a la radiación que causa cáncer y pone a millones de estadounidenses en grave peligro”, dijo Schneiderman. “Las empresas irresponsables que buscan ganancias mintiendo al público sobre la seguridad de sus servicios tendrán que rendir cuentas a mi oficina”.

Portofino Spa opera cinco centros de bronceado en Manhattan, mientras que Total Tan cuenta con 26 salones en Albany, Buffalo, Erie, Rochester y Syracuse. Además, el fiscal general envió avisos de una posible demanda a la empresa Beach Bum Tanning Salons, que cuenta con 14 tiendas en Nueva York y Long Island, y al gimnasio Planet Fitness, que tiene 101 sucursales en todo el estado.

El bronceado artificial está desde 2009 en la lista de la Organización Mundial de la Salud de formas peligrosas de radiación que causan cáncer, donde esta técnica se encuentra en la misma categoría que el tabaco. Utilizar estos aparatos aumenta el riesgo de melanoma, la que cuenta con alrededor de 3,500 afectados cada año sólo en la ciudad de Nueva York y causa 9,000 muertes en todo el país.

La ley de Nueva York prohíbe actualmente el bronceado para niños menores de 17 años y requiere el consentimiento de los padres para los niños entre las edades de 17 y 18 años. En el estado también se requieren advertencias claras en las camas de bronceado y la existencia de hojas informativas con los riesgos.

Un carcinógeno en forma de cama

Por Pedro F. Frisneda

En ciudades como Nueva York, donde no existe la oportunidad de broncearse al aire libre todo el año, mucha gente recurre a los salones de bronceado artificial durante los meses de invierno y primavera para que la llegada del verano no los agarre tan pálidos. Sin embargo, esta práctica tan popular puede resultar muy peligrosa para su salud.

Un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) reveló que el bronceado artificial antes de los 35 años aumenta en un 75% el riesgo de desarrollar melanoma, que es el tercer tipo de cáncer de piel y el que más muertes causa en EE.UU.

A pesar de ello, el bronceado artificial es común entre los jóvenes, en especial las mujeres de 18 a 21 años, que dijeron haber ido a sesiones de bronceado artificial más de 20 veces en el año 2010.

En una encuesta sobre el tema, el 61% de los jóvenes hispanos, especialmente las mujeres, dijo que usa las camas de bronceado.

Según el estudio, el grupo social en el cual se ha dado un incremento significativo de melanomas, es el mismo segmento que usa más las camas de bronceado, el de 15 a 29 años, incluyendo los hispanos.

Algunas personas van a los salones de bronceado antes que comience el verano porque creen que si se broncean primero en esas camas se están protegiendo contra del sol, pero eso no es cierto. Lo que están haciendo es dañarse más la piel, indican los expertos.

La piel bronceada es piel ya dañada, por lo que se la dañan en esas camas y luego se la dañan por segunda vez al ponerse bajo el sol, enfatizan.

En 2009 la Organización Mundial de la Salud clasificó los dispositivos de bronceado artificial como carcinógenos. Existen más de 22,000 salones de bronceado en EE.UU, con unos 28 millones de clientes, según informes.