Donación de vestidos de graduación siembra esperanza en El Bronx

Jóvenes de escasos recursos de El Bronx reciben vestidos de graduación como parte de la Iniciativa The Fairy Godmother.

Nueva York— A unos meses de graduarse de la secundaria Pablo Neruda Academy, Yeilin Casado (17) se había resignado a no acudir a la fiesta ante los cientos que implica adquirir un vestido de gala; pero The Fairy Godmother Initiative le devolvió la ilusión de un momento inolvidable.

La iniciativa, emprendida hace ocho años por la puertorriqueña Myra Roldan, obsequia anualmente vestidos nuevos o en buen estado a jovencitas de familias pobres de El Bronx. Las prendas, que incluyen zapatos y accesorios, son donadas por empresas locales o personas que buscan cambiar la vida de las egresadas de secundaria.

“Estaba triste de no poder disfrutar la magia de la fiesta de graduación. Mi familia no puede comprarme un hermoso vestido cuando hay tantas cuentas por pagar”, comentó Yeilin sin dejar de buscar el atuendo ideal entre varias adolecentes latinas y afroamericanas. “Las personas que donaron estos vestidos me ha hecho muy feliz y me devolvieron la certeza de que aún hay bondad en el mundo”.

Este año, el evento se realizó en la oficina de South Bronx Neighborhood Opportunity Network (NeON) con la colaboración del Departamento de Libertad Condicional (DOP), agentes de libertad condicional, jueces de los tribunales locales y abogados de la Ciudad.

“Los voluntarios y donantes están cambiando la ruta de vida de cientos de jóvenes de El Bronx”, dijo la comisionada de DOP, Ana Bermúdez. “Al acercarnos a la comunidad estamos impulsando alternativas más humanas para nuestra juventud”.

Myra Roldan contó que The Fairy Godmother Initiative es parte de su historia como madre soltera de tres hijas. La residente de Connecticut tenía 18 años cuando se mudó de Puerto Rico a Nueva York con su bebé de cuatro meses y $500 en la bolsa.

“Mi aspiración de ir a la universidad me llevó a enfrentar adversidades económicas, pero al mismo tiempo nació mi deseo de ayudar a mi comunidad”, indicó.

The Fairy Godmother Initiative nació en 2007, mientras Roldan trabajaba en una escuela a la que acudían estudiantes de altos ingresos.

“Escuchaba a las jóvenes planear sus viajes a París para comprar sus vestidos de graduación, cuando sus pares de familias pobres se enfrentaban a la falta de oportunidades”, expresó Roldan. “Les pedí que tomaran conciencia de esa disparidad y que donaran sus vestidos olvidados en sus armarios. La respuesta fue maravillosa”.

En el primer evento se benefició un grupo pequeño de adolescentes, pero actualmente son 300 las que reciben gratis el ajuar de graduación con precios entre $500 y $800.

“Un vestido puede costar lo de un mes de renta de nuestro apartamento, mis padres no pueden pagarme ese lujo”, dijo Jennifer Rosa, de la secundaria Christopher Columbus. “Es impagable lo que estas personas hacen por nosotras”.

Regina López (39), madre de la estudiante Michel López (17), comentó que The Fairy Godmother Initiative es una mano amiga en la transición de la adolescencia a la etapa adulta de su hija.

“Ninguna niña debe faltar a su graduación por no tener dinero para lucir como una princesa”, indicó evidentemente conmovida. “Estás chicas quieren ir a la universidad y esta iniciativa les dice que si se puede, que afuera hay alguien dispuesto a ayudar”.