Detienen en Italia a presunto autor de atentado en Túnez

El marroquí detenido por atentar en museo de Túnez llegó a Italia en barcaza

Guía de Regalos

Detienen en Italia a presunto autor de atentado en Túnez
Una agente asiste a una rueda de prensa para informar sobre la detención de un marroquí.

Roma.- Un marroquí considerado uno de los presuntos autores de la masacre del Museo del Bardo de Túnez del pasado 24 de marzo y que fue detenido en Italia, había llegado a este país un mes antes del atentado a bordo de un barcaza con otros 90 inmigrantes.

Toul Abdel Majid, de 22 años, arrestado ayer en Gaggiano, localidad a las afueras de Milán, era un “perfecto desconocido” para las fuerzas de seguridad italianas, según se informó este miércoles  en una rueda de prensa.

El único detalle que han conseguido hasta ahora conocer los investigadores es que al marroquí se le había entregado una orden de expulsión emitida por el jefe de policía de Agrigento (Sicilia) después de que hubiera desembarcado el 17 de febrero en Porto Empedocle.

Allí llegó tras ser rescatado cuando viajaba junto con otros 90 inmigrantes indocumentados en una barcaza en el Canal de Sicilia.

Desde ese momento, la policía italiana desconoce los movimientos del marroquí, a quien las autoridades tunecinas acusan de ser uno de los organizadores del atentado, así como participar directamente en el ataque en el que murieron 24 personas.

Lea también: Abaten al “cerebro” del ataque al museo del Bardo en Túnez

También se desconoce cómo el marroquí volvió a entrar ilegalmente a Italia después de cometer presuntamente el atentado, aunque la policía italiana lo está investigando y comunicó que se ha confiscado material en la casa donde fue detenido.

Las investigaciones concluyeron tras varios días de seguimientos en que Toul Abdel Majid se encontraba en la localidad de Gaggiano, en la casa donde vive también su madre y dos hermanos.

Sobre su familia, la policía italiana explicó que los dos hermanos y la madre, que trabaja como cuidadora de ancianos, se encuentran legalmente en el país.

La operación fue realizada por el departamento antiterrorista de la Policía (DIGOS) y los carabineros (policía militar) tras una orden de busca y captura internacional emitida por los magistrados tunecinos.

Lea también: Célula afín de Al Qaeda cometió ataque en Túnez

Entre los delitos que se le imputan, según la orden, están los de “homicidio voluntario, conspiración contra la seguridad de Estado, secuestro de personas, adhesión a grupo terrorista, participación en entrenamientos para realizar actividades terroristas y actividad de reclutamiento”, entre otros.

La fiscalía de Milán informó además de que pasará los datos de estas pesquisas a la fiscalía de Roma que está realizando una investigación de este atentado, en el que fallecieron cuatro italianos.

El presidente del Gobierno italiano, Matteo Renzi, felicitó a las fuerzas del orden y elogió su “gran profesionalidad” por la detención del presunto terrorista.

Mientras que la responsable de comunicaciones del partido opositor Forza Italia, Deborah Bergamini, pidió la comparecencia urgente del Gobierno en el Parlamento para explicar los detalles de este caso, después de las noticias de que presuntos terroristas llegarían a Europa infiltrados entre los inmigrantes.

“En los últimos meses hemos asistido a declaraciones y desmentidos por parte del Gobierno sobre el riesgo de que llegasen al país en los barcos de inmigrantes terroristas infiltrados y hoy hemos sabido que este chico llegó a Italia en una de estas barcazas y vivió en el país de manera ilegal tras huir de los centros de acogida”, criticó Bergamini.

Lea también: Así se cometió el tiroteo a museo del Bardo en Túnez

Hace unos días, el ministro de Interior italiano, Angelino Alfano, había explicado que no se tenía prueba alguna de la llegada de terroristas infiltrados en los barcos que salen desde las costas de Libia.

Alfano respondía así a las declaraciones de un miembro del Gobierno libio que aseguraba que el Estado Islámico (ISIS) mantenía acuerdos con los traficantes para incluir a sus milicianos en las barcazas que zarpaban hacia las costas italianas.