El Sport SVR es un SUV del que vale la pena hablar

Range Rover ofrece un modelo de conducción precisa, eficiente y segura
El Sport SVR es un SUV del que vale la pena hablar
El Sport SVR de Range Rover es uno de los mejores en su categoría.
Foto: Range Rover

Muchos creían que la india Tata Motors JLR, propietaria de Jaguar Land Rover, seguiría la línea conservadora que dejó su propietaria anterior, la Ford, pero no es así: los indios parecen entender las fortalezas de las marcas Jaguar y Range Rover, y por lo visto están dispuestos a invertir adecuadamente para explotarlas. El Range Rover Sport SVR es una muestra de lo que pueden hacer.

El Range Rover Sport SVR es una evolución del Range Rover Sport introducido en 2014, y una evolución notable en eso. Es el primer Range Rover con etiqueta “R” y el primer vehículo del nuevo grupo de operaciones especiales de Jaguar y Land Rover. Es también el más rápido, más potente Range Rover que jamás se haya construido.

El SVR fue creado en junio de 2014 en su propio centro de tecnología en Midlands, Reino Unido, bajo la dirección de Paul Newsome, contratado por el grupo de Williams Advanced Engineering. Es el primer vehículo en el mercado del centro de operaciones especiales de la automotriz inglesa.

Este centro de operaciones especiales también construirá por encargo vehículos a medida, gestión del patrimonio y restauración a través de un nuevo taller en Browns Lane, Coventry, y el desarrollo de vehículos de ultra lujo para la producción en serie, incluyendo el Range Rover SV Autobiography que se presentó en el Auto Show de Nueva York.

El Range Rover Sport SVR cuenta con un motor V8 de 5.0 litros sobrealimentado con 550 caballos de fuerza, ligado a una transmisión automática de ocho velocidades. La ganancia en la potencia del SVR, es una función de más impulso y un nuevo turbocompresor de escape conmutable, “Sports Active”, hace que el sonido del RVS sea más parecido a un Jaguar F-Type que a un Range Rover.

Con este aumento de potencia, la transmisión de ocho velocidades se reprograma a par-convertidor automática. Los cambios son 50% más rápidos y el programa de control tiene en cuenta los gradientes del acelerador, las entradas sobre freno y las cargas de aceleración lateral en su estrategia de cambios. Con estos ajustes de rendimiento ofrece mejores resultados. El SVR va de cero a 60 mph en 4.5 segundos, con una velocidad máxima de 162 mph.

El SVR fue probado en el circuito de Nürburgring Nordschleife, una de las pistas más exigentes del mundo, con un registro de tiempo de vuelta de 8 minutos, 14 segundos, récord para un SUV. Como referencia, es más rápido que los tiempos publicados por una gama de vehículos deportivos, incluyendo el BMW Serie 1 M, el Lexus IS-F y el Chevy Camaro SS.

Las mejoras en la suspensión incluyen muelles de aire reperfilados y control activo de rodamiento más agresivo, ofrece una gama más amplia de amortiguación con un pico más alto. Los bujes son más rígidos y su pico de aceleración lateral es 20% más alto en comparación con el modelo Sport.

El paquete de frenos Brembo añade rotores de 15 pulgadas por delante y pinzas de seis pistones. Las ruedas estándar de RVS miden 21 pulgadas de diámetro, con unas opcionales de 22.

Viene con una caja de transferencia de doble gama y los diferenciales de bloqueo. Con 21.5 pulgadas de articulación de las ruedas y una profundidad de vadeo 33.5 pulgadas, el SVR entrega a este todoterreno más ventajas que un BMW X5 M o un Porsche Cayenne Turbo S no pueden igualar.

El diseño

En el exterior, trae un acabado negro brillante para las faldillas delanteras y traseras. Al frente, las tomas son más grandes para alimentar más aire a los intercoolers y ayudar a enfriar los frenos. Más profundos y más agresivos los paragolpes delanteros inferiores se puede quitar para el off-road.

En el interior, trae asientos deportivos, molduras de aluminio y tratamientos de fibra de carbono completo. El asiento trasero es más esculpido que en la norma Sport, con un punto plano en el centro y respaldos reclinables individuales. Los asientos traseros se pliegan todavía más o menos planos, con la apertura de 62.2 pies cúbicos de volumen de carga.

En la pruebas de manejo con la altura de marcha al máximo hacia arriba y la caja de transferencia en el rango bajo, el SVR avanzó en marcha en colinas de 40 grados sin riesgo de vuelco. Lo arrastré lateralmente a través y alrededor de las pendientes sobre grandes rocas, a través de seis pulgadas de barro y sobre dos pies de profundidad de agua, y respondió de maravilla.

Y gracias al control de descenso de pendientes y su electrónica, bajé una pendiente sin frenos y sin la intervención del acelerador y hacia arriba, sin la especial técnica de un todoterreno. Más tarde, luego de pasarle la manguera y sacarle el barro, inflé las llantas para toda estación y me adentré en el circuito de carretera asfaltada de Monticello.

Mucho más rápido que otro SUV de la competencia y aproximadamente a más de 130 mph se siente su fuerza y resistencia. Es más alto que otro SUV y su altura en realidad facilita golpear los puntos de giro en las curvas, lo que contribuye a una sensación de confianza al conductor. La dirección se siente muy bien, por lo que es fácil y preciso su empuje a la salida de las curvas.

El SVR es controlable y consistente, y bastante sorprendente, ofrece una respuesta más agradable y reacciona muy seguro en una pista de carreras, como si fuera un vehículo deportivo.

No sé si la fórmula de potencia pesa una ligera ganancia o pérdida en el rendimiento de pista de carreras, contra más o menos la capacidad en colinas rocosas o senderos embarrados, pero el Range Rover Sport SVR es un sólido vehículo para la más amplia gama de prestaciones entre los SUVs actuales.