Bastoneras de Nueva York también exigen un salarios digno

Un proyecto de ley intentará que se les dé un trato digno a las "cheerleaders"

Albany — Un nuevo grupo de trabajadores, en realidad trabajadoras, se unirá a la lucha por sueldos justos. Se trata de las porristas de deportes profesionales, las que fueron apoyadas por un proyecto de ley presentado en la Asamblea Estatal el miércoles.

La asambleísta Nily Rozi (D-Queens) introdujo la medida que intentará obligar a los equipos profesionales de Nueva York a que les den a las porristas los mismos beneficios y protecciones que a sus otros empleados.

Las franquicias suelen tratar a las porristas como si fueran contratistas independientes. Con este proyecto de ley se les obligaría a los Bills, Knicks y Nets, entre otros, a pagar al menos el sueldo mínimo estatal, que es de $8.75 la hora y debería llegar a los $9 a fin de año.

Cinco equipos de porristas ya han demandado a sus respectivos equipos de la NFL, incluyendo a los Jets y a los Buffalo Bills. En la acción legal se detalló que a algunas de las mujeres se les dieron instrucciones sobre reglas de higiene y cómo portarse en público, además de ser víctimas de acoso sexual. En el caso de las Jills, se utilizó la figura de contratistas independientes para evadir leyes laborales estatales, dice la demanda. Mientras tanto, una porrista de los Jets dice que se le pagó $150 por sus actos en el día del partido, pero no se le pagaba por las prácticas semanales.

“Mientras continuamos con la lucha por la igualdad de sueldos en el estado, no podemos dejar pasar el que a cada trabajador se le pague de manera justa de acuerdo a la ley. Los equipos deportivos y sus dueños no deberían seguir obteniendo beneficios sin dar las protecciones laborales más básicas”, dijo Rozic.

En el Senado, el proyecto de ley estaría patrocinado por la senadora estatal Diane Savino (D-Staten Island), quien espera aprobar la medida antes de que termine el periodo legislativo el 17 de junio.

En la oficina del gobernador Cuomo explicaron que revisarán la ley, pero agregaron que “todos los neoyorquinos en toda profesión merecen un sueldo justo”.