Demandan a la Ciudad por programa de congelamiento de renta

Un grupo indeterminado de gente habría quedado afuera de la iniciativa, denunciaron abogados

Nueva York – Abogados de arrendatarios de bajos ingresos y la defensora del pueblo interpusieron una demanda contra el Departamento de Finanzas de la Ciudad, debido a que cambios en el programa de congelamiento de renta dejaron sacaron de sus listas a una serie de personas vulnerables.

El programa de congelamiento de renta ha sido calificado por el alcalde Bill De Blasio como “un salvavidas extraordinario” para personas con bajos ingresos. Éste ayuda principalmente a adultos mayores vulnerables, que no son capaces de mantenerse a la par con las alzas de arriendo y el costo de vida. La iniciativa es financiada por la ciudad, la que está en el proceso de ampliarla a más personas, pero de acuerdo a la demanda, también una serie de beneficiarios quedaron afuera del programa.

Los abogados del caso explicaron al New York Times que no tienen claro cuántos son los afectados, pero con la reforma de este programa se alteraron las fechas límite para repostular. Muchos arrendatarios fueron rechazados al no saber que sus postulaciones quedaron fuera de plazo.

“Estos individuos fueron excluídos por tiempo. Eso es inaceptable. No tenemos otro recurso que ir a la corte”, dijo Letitia James al New York Times. La defensora del pueblo intentó previamente resolver las disputas de ocho arrendatarios con el Departamento de Finanzas, pero esto no fue posible.

El año pasado, la Alcaldía cambió el límite de ingresos en los programas SCRIE (Excepción de Alza de Renta para Ciudadanos Adultos Mayores) y DRIE (Excepción de Alza de Renta por Discapacidad) de $29,000 al año a $50,000. Sin embargo, una regla que dictaba que, si fallecía el jefe de familia, los parientes tenían 60 días para reaplicar o saldrían del programa. En promedio, la renta congelada es de $755 por mes y el sistema funciona mediante una ayuda, donde la ciudad paga la diferencia entre la renta congelada y la renta real.

De acuerdo al Departamento de Finanzas, la regla de los 60 días no sería nueva, sino que se incluyó hace aproximadamente un año. Más de 64,000 personas postularon a la iniciativa el año pasado.