Compañías a la caza de licencias para marihuana medicinal en NY

Las licencias probablemente se otorguen el próximo mes a sólo cinco compañías.
Compañías a la caza de licencias para marihuana medicinal en NY
Ya hay cinco empresas que están autorizadas para cultivar y vender marihuana en este estado.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – Cerca de tres docenas de compañías estarán sometiendo sus ofertas este viernes para obtener una de las cinco licencias disponibles para cultivar marihuana medicinal en Nueva York.

Luego de negociar durante meses, la Legislatura estatal aprobó una ley, en junio de 2014, legalizando el uso de la hierba para tratar un número limitado de condiciones médicas. La ley también prohíbe que se fume la sustancia y obligaría a las compañías a producir solo aceites y extractos.

Defensores del uso de la marihuana medicinal han dicho que el estatuto es una de las más restrictivas entre los 23 estados que ya han legalizado de alguna forma esta droga.

Sin embargo, este factor no ha detenido a docenas de postores que han empeñado meses tratando de asegurar una de las licencias.

Las compañías han contratado cabilderos para ayudarlos a comprender las leyes contributivas asociadas a la venta de una sustancia semi-legal. También han negociado con líderes de uniones y han lanzado campañas publicitarias para obtener el apoyo de las comunidades donde piensan establecer los cultivos.

Aquellos agricultores novatos que desean ganar experiencia en el campo de la marihuana medicinal trabajando en NY muy posiblemente no tendrán éxito. Esto es debido a que las regulaciones estrictas del estado favorecen a las compañías con el capital y la experiencia necesarios para cultivar de manera rápida.

Las limitaciones establecidas y el poco tiempo disponible para comenzar la producción también significa que los postores deben tener mucho dinero en mano para poder participar de la subasta.

Aunque las cuotas por licencia solo cuestan $10,000, los interesados deberán pagar al estado un depósito de $200,000 que será devuelto si no son son seleccionados. Estos también deben probar que tienen disponible las instalaciones para poder comenzar su operación de manera inmediata o tendrán que pagar un bono de $2 millones.

“Sólo utilizando números redondeados, es un ejercicio que cuesta cerca de $10 millones. Va a costarte más si estás intentándolo por primera vez. No es un gasto trivial”, dijo a Capital New York el vicepresidente ejecutivo de PalliaTech, Andrei Bogolubov.

La compañía de Long Island es una de los postores interesados en obtener uno de los permisos.

La mayoría de las compañías involucradas están localizadas en el norte del estado y en áreas rurales. Bajo las leyes del estado, las instalaciones no pueden encontrarse en áreas cercanas las unas de las otras.

La regla está diseñada para asegurar cierta diversidad geográfica entre los cinco manufacturadores, quienes deberán proveer suficiente marihuana para pacientes alrededor de todo el estado.

Bajo la ley, sólo se permitirán 20 dispensarios disponibles y, actualmente, el estado no tiene planes de aumentar esa cifra. Esto significará que algunos residentes tendrán que viajar por horas para poder tener acceso a la marihuana.

Las licencias probablemente se otorguen el próximo mes y los dispensarios estarán funcionando a partir de enero.