Hacen cambios para prevenir tragedias como la de East Harlem

Las Ciudad y ConEdison implementan mejoras la inspección de la infraestructura subterránea
Hacen cambios para prevenir tragedias como la de East Harlem
La Ciudad busca demandar a ConEdison y a la compañía constructora involucrada en la explosión de East Harlem.
Foto: Getty Images / Getty Images

Los factores que causaron la explosión en East Harlem, ocurrida en marzo de 2014, y las recomendaciones de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), impulsaron cambios fundamentales en las medidas que debe tomar la Ciudad para la prevención de nuevas tragedias.

“Este trágico incidente pone de relieve la necesidad de continuar trabajando en estrecha colaboración con ConEdison y todos los proveedores de servicios públicos para garantizar los más altos estándares de seguridad”, dijo Amy Spitalnick, portavoz de la Alcaldía.

A raíz de la tragedia y de los hallazgos de la NTSB, la Ciudad implementó mejoras en la coordinación entre sus departamentos para evitar retrasos en reparaciones de infraestructura de agua y alcantarillado, sostuvo Spitalnick.

El Departamento de Transporte (DOT) instituyó un sistema para dirigir atención especial a las zonas que reciben reparaciones recurrentes. La Ciudad también revisó su sistema de respuesta de emergencia al recibir reportes de olor a gas y condiciones potencialmente peligrosas.

Entre tanto, Allan Drury, vocero de ConEdison, dijo que la compañía fortaleció sus procedimientos internos para re-calificar a sus empleados.

“Estamos trabajando con la Comisión de Servicios Públicos del Estado de Nueva York, según las recomendaciones de la NTSB, para desarrollar nuevos protocolos de inspección para identificar y remediar posibles deficiencias en los nuevas y existentes soldaduras de tubería plástica de gas”, dijo Drury.

Después de la explosión, ConEdison incrementó la frecuencia del monitoreo de fugas de gas en Manhattan, El Bronx, Westchester y partes de Queens.

“Ahora examinamos nuestras 4,300 millas de la red de suministro de gas en un promedio de una vez por mes, en lugar de una vez al año como lo requieren las regulaciones estatales y federales”, destacó Drury.

Cambios implementados:

  • La Ciudad y las empresas de servicios públicos acordaron conjuntamente que los neoyorquinos reporten olor a gas al 911, y no sólo al 311 como se hacía antes, lo que permite la respuesta simultánea del Departamento de Bomberos y la compañía de gas correspondiente. Los reportes al 311 ahora serán inmediatamente enviados al 911.
  • Un promedio de ocho minutos es el tiempo de respuesta del FDNY para atender los reportes de olor a gas. El procedimiento implica la inmediata notificación a ConEdison o National Grid, desconectar los aparatos con fuga de gas, ventilar el sitio y la evacuación de los edificios.
  • DOT, en colaboración con el Departamento de Protección Ambiental (DEP), comenzó a notificar a las agencias municipales de los daños en las calles, incluyendo hundimientos severos.
  • DEP, ConEdison y National Grid están coordinando los trabajos de las 10 áreas piloto en los cinco condados en las que el Ayuntamiento y las empresas de servicios públicos están actualizando simultáneamente las tuberías de agua y gas. Los sitios se seleccionaron con base en la frecuencia de reparaciones y se invirtieron casi $8 millones para el reemplazo acelerado de los sistemas de tubería de alcantarillado y gas.
  • Luego de la explosión, la Alcaldía y las empresas de servicios públicos lograron cambios legislativos en Albany para permitir el uso de la licitación conjunta de proyectos de servicios públicos y de infraestructura con el fin de reducir los costos y agilizar los proyectos de actualización de manera coordinada.
  • La Ciudad otorgó $300 millones adicionales para acelerar la modernización de la infraestructura de agua y alcantarillado más problemática en los cinco condados.
  • ConEdison lanzó un mapa en línea (www.coned.com/gasmap) que muestra las zonas con fugas de gas que están en reparación o bajo supervisión. Luego de la tragedia en East Harlem, la compañía lanzó la campaña “Smell Gas. Act Fast”, que llama a los neoyorquinos a reportar inmediatamente condiciones peligrosas.