¿Compraste un auto dañado sin saberlo?

Casi 10,000 vehiculos fueron dañados por las inundaciones en Texas, y pudiste haber adquirido uno de ellos sin darte cuenta
¿Compraste un auto dañado sin saberlo?
Las recientes inundaciones en Texas dañaron autos asegurados.

Además del daño que causaron en los hogares, las recientes inundaciones en Texas averiaron de 7,000 a 10,000 vehículos asegurados, lo que abre la puerta a la posibilidad de que algunos deshonestos vendedores de autos usados hayan colocado algunos de estos vehículos.

“Desafortunadamente, algunos de los vehículos inundados se pueden comprar a precios de ganga, una vez que han retitulado el estado del VIN [número de identificación del vehículo] sin la indicación de se ha dañado“, señala un comunicado de la oficina de delitos de seguros nacionales.

Las precauciones que sugiere la National Insurance Crime Bureau (NICB) es que los compradores de autos usados estén atentos en las semanas y meses después de una gran inundación.

Por estas leyes que nadie entiende, tú podrías comprar sin saberlo, en otro estado, un vehículo que fue dañado en Texas, con el consiguiente deterioro del mismo antes de lo esperado.

Y en la mayoría de los casos, estos vehículos terminan en los concesionarios de barrios hispanos, muchos de los cuales dan crédito a quienes no lo tienen, a sabiendas de que les están vendiendo gato por liebre.

La NICB recomienda los siguientes pasos para que no termines con un auto usado dañado por la inundación. Antes de comprar un vehículo usado deberías:

• Seleccionar un concesionario de automóviles de buena reputación y utilizar un corrector VIN para asegurarte de que el auto no tiene el título alterado.

• Inspeccionar el vehículo para ver si tiene manchas de agua, moho, arena o limo debajo de la alfombra, tapetes, cabeza de cartel y el salpicadero.

Inspeccionar los materiales de tapicería y paneles de las puertas para observar si tienen alguna decoloración.

• Comprobar si hay óxido en tornillos en la zona centro de la consola y las zonas donde el agua suele alcanzar.

Comprobar si hay barro o arenilla en el compartimiento de la llanta de repuesto y en pequeñas grietas bajo el capó. También busca el óxido y la corrosión bajo el capó.

• Inspeccionar el retractor del cinturón de seguridad por humedad, moho o suciedad.

• Asegurarse de que las bocinas funcionen correctamente, las montadas en las puertas suelen dañarse en una inundación.

Prestar mucha atención a las ruedas, las aleaciones de aluminio se pueden revestir en un polvo blanco y mostrar signos de picaduras, pequeños hoyuelos en el material.

• Hacer que un mecánico inspeccione el vehículo antes de comprarlo.

• Por último, confiar en tus instintos. Si un acuerdo de comprar parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo es.