Continúa la guerra entre las hermanas de Thalía y Laura Zapata

La propia Ernestina afirmó que la actriz de "La Gata" no forma parte de su familia

Las tensiones familiares que han enfrentado a las hermanas Sodi -Ernestina, Federica, Gabriela y la famosa cantante Thalía– desde hace años con su hermanastra, la actriz Laura Zapata, debido a la manutención de su abuela Eva Mange, continúan más vivas que nunca. La ausencia de la intérprete en la celebración del cumpleaños de su hermana pequeña, Federica, en Nueva York hace una semana volvió a reflejar el abismo que separa a las mujeres del clan Sodi, tal y como ha dejado claro la propia Ernestina al afirmar que Laura no forma parte de su familia.

“Solo la familia”

“Venimos de pasárnoslo muy bien con nuestros sobrinos y de divertirnos todas las hermanas juntas festejando el cumpleaños. Estuvimos toda la familia junta, me lo pasé increíble”, afirmó Ernestina en declaraciones al programa ‘Suelta la sopa’ de la cadena Telemundo, donde no dudó en contestar de forma tajante cuando le preguntaron acerca de los motivos por los que su hermanastra no había acudido a la reunión: “Estamos hablando de la familia Sodi”.

Tampoco las quiere ver

Por su parte, Laura ha respondido a los comentarios de sus seguidores en las redes sociales, que criticaban duramente el feo gesto de las hermanas Sodi al no invitar a la actriz a unírseles en Nueva York, reiterando su desinterés en estrechar lazos familiares con sus hermanas por parte de madre.

“No, ¡Dios me libre! Yo me aparté del mal. Nací y se rompió el molde”, tuiteó Laura.

La única persona del clan Sodi con la que la actriz mantiene relación es Thalía, con quien se reconcilió el pasado mes de enero después de que la cantante tuviera el bonito detalle de enviar un ramo de orquídeas y llamar por teléfono para felicitarle personalmente a su abuela por su 97 cumpleaños.

“Thalía la llamó por la mañana y también llamó a la casa para avisar de que le mandarían un regalo de su parte”, aseguraba Laura en el programa ‘Shanik en Fórmula’.

Para quien no tuvo palabras tan amables en aquella ocasión fue para Ernestina, Federica y Gabriela, de quienes aseguró que no se pusieron en contacto con ella para charlar con doña Eva en una fecha tan señalada.