Discuten en NYC políticas de inmigración de Quisqueya

Lideres dominicanos buscan un acercamiento con la diáspora haitiana en NYC

Nueva York— Líderes dominicanos y funcionarios electos discutieron el impacto para el pueblo haitiano de la Ley Especial 169-14 y el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

El congresista Charles Rangel, quien asumió una posición neutral ante los asuntos bilaterales de Quisqueya y Haití, acudió el Consulado de la Republica Dominicana en Times Square para expresar su solidaridad con ambas naciones.

En otro punto de Manhattan, la Liga Domínico y Americana de Oficiales Electos y Designados hizo un análisis de las políticas de inmigración en el país caribeño y su repercusión internacional. Parte de su plan de acción para contrarrestar el ‘desprestigio de República Dominicana’ implica el diálogo con la diáspora haitiana en Nueva York.

El congresista Rangel, quien se reunió con el cónsul general de la Republica Dominicana, Eduardo Selman, y el embajador del país caribeño ante la ONU, Frank Cortorreal; expresó que Estados Unidos actualmente deporta a más dominicanos y haitianos a sus países en comparación con la cifra de repatriados de Quisqueya a Haití.

“He conversado con los embajadores de Haití y Republica Dominicana, y su cuerpo diplomático,  y ambos están convencidos de que sus países encaran problemas más graves que la inmigración”, sostuvo Rangel. “Estos gobiernos están colaborando mutuamente para impulsar políticas económicas y sociales que los beneficien”.

El funcionario aclaró que no está a favor o en contra de las leyes de inmigración de Quisqueya, y definió su posición como la de alguien preocupado por el respeto de los derechos humanos. Respecto a las declaraciones del acalde Bill de Blasio en el Centro Cultural Malcom X, Rangel dijo que cuando un país es cuestionado por sus acciones en inmigración necesita respaldo para mejorar, no fuertes críticas.

“Es preciso educarse y tener la información de un asunto tan sensible antes de emitir una opinión hiriente”, dijo.

De Blasio calificó de ilegal, inmoral y racista el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros y la Ley Especial 169-14.

Cumbre busca soluciones

La Liga Domínico y Americana de Oficiales Electos y Designados se congregó en Columbia University Medical Center para discutir la crisis del pueblo haitiano, llegando a una resolución de seis puntos, entre los que destacan el entendimiento del derecho de Republica Dominicana de implementar su política de inmigración y la oposición a cualquier campaña de descredito que afecte su económica.

El concejal Antonio Reynoso dijo que la cumbre sirvió para unir a los dominicanos y promover el dialogo con la diáspora haitiana, pero sigue cuestionando las leyes de inmigración de Quisqueya.

“Hasta que yo no vea que los más de 55,000 dominicanos de ascendencia dominicana no sean reconocidos como ciudadanos, yo seguiré oponiéndome a esta política injusta”.

Los líderes llamaron a los gobiernos internacionales a respaldar a Quisqueya y Haití, y prestar atención a sus sectores más pobres.

“Llamamos al gobierno dominicano a que cumpla su promesa de no hacer deportaciones masivas de inmigrantes y que respete las normas internacionales en derechos humanos y civiles”, dijo el senador estatal Adriano Espaillat.