Repatrian desde NY restos de actor dominicano que murió de cáncer

“Escribí una película, y se está filmando; escribí canciones, y alguien más las quiere, parece que mis letras están rimando con la vida...”
Repatrian desde NY restos de actor dominicano que murió de cáncer
Actor dominicano fallecido.
Foto: Imagen tomada de Facebook.

Santo Domingo.– Serán repatriado este miércoles desde Nueva York los restos mortales de Carlos Quezada, un joven actor y compositor vinculado al recién impulsado mundo del cine dominicano que cada vez lleva más filmes a las salas de proyección.

Escribí una película, y se está filmando; escribí canciones, y alguien más las quiere, parece que mis letras están rimando con la vida”, explica el mismo Quezada a través de la que fuera su cuenta de Instagram letrasalavida.

Quezada estudió en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) y en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Actuó en “El hoyo del diablo”, “El Gallo”, “Biodegradable”, “En medio del dolor” y “Quiero ser fiel”. Escribió el guión de la película “La Familia Reyna”.

El actor, de 37 años de edad, mantenía además la cuenta de Twitter @letrasalavida, en la que dejó ocho mensajes que circulan en las redes sociales.

Está previsto que sus restos sean traídos al país a las 12:30 de la tarde por el Aeropuerto Internacional Las Américas (AILA). Dos horas y media después estarán expuestos en la funeraria Blandino, de la avenida Abraham Lincoln, en esta capital.

Para el jueves en la mañana los familiares tienen programada una misa en la misma capilla, antes de trasladar los restos del artista al poblado montañoso de Constanza, en el centro del país, en donde tienen previsto darle cristiana sepultura.

REPÚBLICA DOMINICANA

La muerte encontró a Quezada el pasado viernes mientras recibía atenciones médicas en el hospital Monte Sinaí, de Nueva York. El joven, que nació en el valle Tireo, era sometido a un proceso de quimioterapia con el que los médicos pretendían contrarrestar una leucemia diagnosticada el año pasado.

Algunas portales difunden el texto que dejó a sus familiares: “No lloren por mí, porque ahora soy libre, estoy siguiendo el sendero que Dios me ha señalado. Tome su mano cuando oí su llamado. Di la espalda y lo deje todo”.

“Tal vez mi existencia pareció muy corta, no la alarguen ahora con tristeza. Eleven sus oraciones y tengan tranquilidad, amor y paz”.

El mismo Carlos grabó un vídeo que sus amigos y conocido hacen circular en la red y que al parecer realizó el pasado 4 de febrero: “Desde mediados del año pasado fui diagnosticado con un tipo de cáncer en la sangre, y sin embargo, eso no ha significado que todo se derrumbó, que todo se acabó. De hecho todo lo contrario, ahora tengo más ganas de seguir adelante, ahora tengo metas más específicas”.

“Estoy compartiendo esto porque hay muchas personas que están pasando por casos similares o peores, pero eso no significa que todo tiene que derrumbarse. Cáncer no significa muerte, eso es mentira, un médico te hace un diagnóstico, pero no tiene la última palabra, la última palabra la tiene Dios”.

Ahora, las redes sociales testifican la existencia espiritual de un joven actor al que la vida abandonó sin más el pasado viernes en la sala de un hospital neoyorquino.